El Ayuntamiento (Luna 3, Capítulo 11)

in #fiction3 years ago
Authored by @lanzjoseg

By TheArtOfAll Foto tomada de pixabay.com


Capítulo 1, Capítulo 2, Capítulo 3, Capítulo 4, Capítulo 5, Capítulo 6, Capítulo 7, Capítulo 8, Capítulo 9, Capítulo 10


"No necesitamos regalías. Nos las arreglamos bien sin él. Y ahora, ahora que estamos llegando a algún lado, ¿elige revelarse? ¿Es una broma? ” Aplex, miembro del consejo de Ceph, se volvió tan azul oscuro que parecía casi negro cuando miró a Nora-Ceph, quien negó con la cabeza.

"Me temo que no". Habían pasado solo unas pocas horas desde que había salido de la casa de Pekok. El auto que había robado estaba guardado en un lote abandonado para que, con suerte, nadie lo encontrara. No es como si esperara que Felix no fuera capaz de encontrarla si realmente la estaba mirando. Ya la había encontrado una vez y probablemente sabía dónde @suesavivía.

Pero había sido de suma importancia informar a los otros Cephs, que había un nuevo jugador que podría causar muchos problemas.

"Si quiere restablecerse como nuestro líder", continuó Aplex, muy agitado, "podríamos estar enfrentando una posible división de lealtades. Sabes tan bien como yo que todavía hay quienes esperan que los Reales regresen y muestren el camino. Lo seguirían a ciegas ".

Nora-Ceph miró alrededor del pequeño círculo de Cephs. Solo había cephs reales, ninguno ocupaba un huésped humano como ella. Por un momento se preguntó cómo le iba a Quelz. Cómo estaban todos los anfitriones, que ahora albergaban sus partes.

"Entonces, ¿crees que deberíamos mantenerlo en secreto de todos los demás?" Preguntó ella. Los Cephs comenzaron a susurrar el uno al otro. Sus colores que cambiaron rápidamente dejaron en claro que nadie estaba absolutamente seguro de lo que debía hacerse.

"No podemos hacer que simplemente secuestran a nuestros agentes cuando lo deseen", dijo Keyisz, obligando a los demás a interrumpir sus acaloradas discusiones y centrando su atención en ella. "¿Quién garantiza que este humano, Félix, no traicionará a Pekok en un momento dado? ¿Quién garantiza que no revelarán nuestra operación a los humanos en Luna 3? Necesitamos traerlos aquí, ponerlos bajo nuestro control.”

"¿Y cómo se supone que debemos hacer eso?" Preguntó Aplex, con los brazos extendidos, lo que lo hizo parecer mucho más grande de lo que realmente era.

"Bueno, se ofrecieron a ayudar, ¿no? Nora-Ceph debería regresar e invitarlos a venir aquí. Y luego podemos ocuparnos de ellos ".

"¿Y cómo sería eso?"

”Los mantenemos inconscientes. Cloruro de magnesio para nuestro Ceph real, lo que sea que contenga nuestro suministro de almacenamiento para el humano. "

"Podríamos usar etanol para ambos", señaló Aplex. "El alcohol está ampliamente disponible".

”¿Noqueando a un humano con alcohol? Eso llevaría años ”, Nora-Ceph se rió entre dientes. ”Tengo recuerdos de este anfitrión bebiendo botella tras botella de esas cosas, y todavía puedo caminar a casa. Necesitaremos algo más".

"Si tú lo dices". Keyisz estaba visiblemente disgustado. ”¿Pero puedo tomar esto como si aceptaras el plan? ¿Recogerás a Pekok y al humano?”

"No hay muchas opciones aquí, ¿verdad?" Preguntó Nora-Ceph con una ceja levantada. "Son un comodín total, no podemos anticipar sus acciones futuras. Si exponen a nuestros agentes al público ... "

Por supuesto, ella estaba pensando principalmente en sí misma. Nora-Ceph no quería admitirlo, pero últimamente, se había sentido cada vez más desconectada de los otros Cephs, sin importar la razón. La posibilidad de que los humanos la descubrieran ... no quería pensar en eso. Ya había sido bastante malo cuando Félix había revelado que conocía su secreto cuando se habían encontrado en el museo.

"Voy a cuidarme y recogerlos ahora mismo".


Ya era tarde en la noche cuando Nora-Ceph regresó a la casa. Una de las ventanas, la que conducía a la habitación donde Pekok había estado leyendo antes, estaba iluminada. El resto de la casa estaba a oscuras.

Nora-Ceph apagó el motor, salió del auto y caminó hacia la puerta para tocar el timbre. Durante varios segundos, no pasó nada, pero luego oyó pasos y Félix abrió la puerta.

"¡Regresaste!" Exclamó, alegre en su voz. "¡No pensé que volvería a verte pronto! ¿Qué te hizo cambiar de opinión?"

Nora-Ceph forzó una sonrisa.

"El consejo está interesado en la oferta de Pekok", mintió. "Me encargaron recogerlos a ustedes dos. ¿Está eso bien?"

"Tendré que hablar con Pekok, pero estoy seguro de que estará encantado. ¡Por favor, entra, entra! ” Félix se hizo a un lado para dejar espacio a Nora-Ceph. Entró en la casa, por segunda vez este día. La pintura de antes todavía estaba en el suelo.

"Pekok! ¡Nora ha vuelto!” ¡Qué irrespetuoso de su parte, pensó, dejando caer la parte Ceph de su nombre! Humanos "El consejo de Ceph nos invitó a hacerles una visita", explicó Félix, cuando entró en la habitación. Pekok estaba leyendo de nuevo, pero Nora-Ceph notó que esta vez sostenía un libro diferente. Era un lector rápido o solo pretendía leer. Ella eligió creer la segunda versión.

"Ahora, es emocionante escuchar eso", dijo Pekok y se puso amarillo. "¿Viniste a recogernos?" Le preguntó a Nora-Ceph. Ella asintió.

"El auto está afuera".

"¿Mi auto?" Félix preguntó.

"Ahora es mío". Pudo ver que Félix quería responder algo, pero Pekok evitó que extendiera la mano y le pusiera un brazo sobre la boca. Al humano claramente no le gustó eso.

"Entonces no perdamos más tiempo", dijo Pekok. "Estoy seguro de que nuestros compañeros Cephs ya nos están esperando ansiosamente".

El viaje transcurrió sin incidentes. Pekok hizo muchas preguntas, que Nora-Ceph respondió lo más vagamente posible. Ella no quería conversar con él. Ella no quería desarrollar una conexión de ningún tipo. Solo haría las cosas más difíciles.

Cuando se acercaron al distrito de Ceph, el camino se volvió más accidentado y se descompuso por minutos. Los edificios circundantes no estaban en mejor forma.

"Lamento mucho que así es como mi gente tiene que vivir", murmuró Pekok, tornándose gris ceniza. "Esto nunca debería haber pasado. Había tal potencial ... "

Han llegado. Felix le abrió la puerta a Pekok y en el momento en que salieron, fueron rodeados por Cephs.

"Los saludo, mis hermanos y hermanas", comenzó Pekok, "Es un gran honor ..." La aguja que repentinamente se clavó en uno de sus brazos interrumpió lo que podría haberse convertido en un gran discurso. Lo miró fijamente. Luego, sus ojos se dirigieron hacia Félix, que colapsaba lentamente, con una aguja similar en el cuello.

"Por qué ..." Pekok no pudo terminar su oración antes de que sus músculos también cedieran.

"Ahora, eso fue sorprendentemente rápido", dijo Keyisz. "Tenía miedo de que pudieran arremeter". Se acercó a Pekok para comprobar sus signos vitales. ”Parece estable. Muévelo a la celda. Y alguien también tiene que cuidar al humano ".

Cuatro de los Cephs circundantes se apresuraron a seguir sus órdenes.

Pekok fue arrastrado por Nora-Ceph y no pudo evitar mirarlo a los ojos una vez más. Se sentía como si él la estuviera mirando, como si todavía estuviera completamente consciente, aunque incapaz de moverse.

Entonces, la realización golpeó a Nora-Ceph con fuerza. Él estaba todavía consciente. El cloruro de magnesio que le habían inyectado tardó unos 15 minutos hasta que hizo su trabajo por completo. Pekok estaba al tanto de lo que estaba sucediendo.

Y ella probablemente era lo último que recordaría, si alguna vez se le permitía despertarse.


Traducido por @lanzjoseg

Sort:  

Es triste cuando eres traicionado por tu propia raza, pero si ya le habían tratado de matar en otras ocasiones y no había aprendido a ser deconfiado, pues tarde o temprano le iba a pasar algo muy malo.

Y siguen dando vueltas en este entramado, ahora secuestros de otros seres, seguiran apoderandose poco a poco de los espacios. @suesa-spanish