Como las piezas del ajedrez

in CELF Magazine3 months ago

Así que este mundo o este plano terrenal funcionan como un tablero de ajedrez. Hay una poderosa entidad celestial que se encarga de este supuesto juego llamado vida, donde coloca a sus jugadores en cada posición que le corresponde, por así decirlo, y le da la libertad de pensar, analizar y moverse bajo su propia responsabilidad. Según las decisiones que tomen, cada jugador construye su futuro. No es descabellado pensar que si somos piezas, de desigual dimensión, de diferente rango, etc. que se deslizan para triunfar o perder tiempo, para ser felices o infelices. Piezas que se añaden o se quitan, todo según una voluntad que nadie doblega o quizá algo que ya está escrito debajo del brazo de cada persona, diría fecha de caducidad. Pero no estoy segura ni lo entiendo.


3727e146e08b89f9f505485db89b15aa.jpg

En resumen, la vida es extraña. Sí, es un juego en el que te esfuerzas por ser alguien grande, llegas a ganar lo que te mereces, y luego lo pierdes todo en un instante, porque la muerte conoce la fragilidad del cuerpo y se queda sentada en cualquier rincón fumando, esperando anhelando llevarte desde que naces. No le importa tu edad y no sabe lo que es justo o injusto, sólo actúa y ya está, absorbe y separa tu espíritu, ese espíritu es reclamado por su dueño, el fiador. Y aunque intentes comprar la existencia, nunca negociará contigo porque es el dueño absoluto.


I7COWOCQQVCWPKCJVEITXNQVAI.jpg

Está estipulado como en una especie de contrato, que cuando caemos en el vientre de nuestra madre debemos saber y conocer que sólo venimos por un corto período y que depende de nosotros hacer grandes cosas o desperdiciar la oportunidad.


Imagen 1
Imagen 2