Origen histórico del cumpleaños y letra de canción compuesta por aniversario de mi hija

in Cervantes7 months ago (edited)

¡Hola, cervantines!

Cumpleaños-principal.pngDiseño propio en Photoshop CS6

Cuando mi nieta Aurysbell, una adolescente de 20 años de edad, estudiante de medicina, amante de la literatura filosófica y cultura de civilizaciones antiguas; pregunta sobre el origen de la celebración de aniversario de nacimiento, a quienes estábamos festejando el cumpleaños número 29 de mi hija Ysabel; todos nos quedamos en silencio, sorprendidos y quizás un poco desconcertados porque no esperábamos la introducción de un sorpresivo test de historia en pleno agasajo. Las miradas se entrecruzaban por la cara de los presentes, es como si preguntaban ¿Respondes tú o no conoces sobre el tema en cuestión?

A los pocos segundos, mi nieta saboreó el escaso conocimiento temático y jocosamente dijo: ¡Seguro lo inventó algún cumpleañero sumerio, qué importa! Continuemos con la fiesta. Cuando su mano se acercaba al control del equipo de sonido con intención de subir el volumen de la música, una voz aguda, firme y segura le detiene al expresar: ¡Espera un momento! Lo que estás preguntando es interesante de conocer y merece una respuesta, yo les voy a contar cuál es el origen de esta celebración. En seguida mi nieta sonrió y le contestó: ¡Mi abuelo, usted no, me refería a los demás!

Si los giros de vista castrenses al rendir honor a la bandera nacional son enérgicos, considero que la sincrónica mirada de mis hijas e invitados fue similar a un celaje de luz al volcar sus ojos hacia el esbelto hombre que yacía cómodo en el sofá disfrutando de una copa de vino y pasabocas.

Cumpleaños-calula.png

Mi esposo Víctor Enrique

Es Víctor Enrique, mi esposo; un lector apasionado que ha bebido de las fuentes documentales más nutridas en cuanto a historia, filosofía, teosofía y geografía se refiere; mentor de quien ha formulado la pregunta y por eso su participación no aplica para contestar.

Con serenidad y sin dejar de sonreír; su abuelo, mi amado Papá-ito como le bautizaría @arac, nuestra hija mayor; asiente y me lanza la pregunta al decir, responde tú Mamá-ita; resulta que ambos fuimos acuñados con los sufijos ito e ita y por costumbre aceptamos tales añadiduras. Sin embargo, volviendo a la interrogante que nos ocupa, acepté hacer un pequeño resumen, al momento que abracé a mi hermosa e inteligente nieta mientras relato:

El origen de la celebración de cumpleaños se remonta a más de 4500 años, posiblemente se trate del 3.000 a.C. y su área de influencia comprende la zona no desértica del actual Irak y sureste de Siria; zona que en la antigüedad se conocía como Mesopotamia. Se trató de la civilización Sumeria, uno de los pueblos más avanzados de la época. Ecográficamente enclavado entre los ríos Tigris y Éufrates. A diferencia de las celebraciones de cumpleaños hoy en día, ellos festejaban teniendo en cuenta el estadio temporal de un mes. En este sentido, puede hacer un cálculo de cuántos festejos celebraba una persona cada año por su nacimiento.

Los Egipcios quizás lo copiaron como mecanismo de control para evitar sublevaciones y amotinamientos por parte del pueblo hebreo, quienes permanecían sometidos a esclavitud. Siendo las cosas así, una persona celebraba 12 veces su nacimiento durante un año calendario. Ahora bien, sería mediante decreto faraónico que se deroga dicha modalidad y se establece que la celebración sea anual. De esta manera, bajo un esquema de creencia mágico y religioso se empieza a celebrar una vez al año el nacimiento de las personas. Para entonces, se tenía la creencia que durante la fecha en cuestión, la persona estaba expuesta a la influencia maligna de macabros espíritus y demonios que venían a atormentar la humanidad y alma del cumpleañero.

Dentro de este contexto, se justificaba la congregación de familiares, amigos, amistades y vecinos como elemento disuasivo y de apoyo para repeler las malas influencias; como gesto de agradecimiento el anfitrión ofrecía un banquete, bebidas y baile a los acompañantes, quienes se solidarizaban haciendo ciertos obsequios; de ahí la costumbre de los regalos de cumpleaños. Cada época trajo sus modificaciones normativas y durante ciertas monarquías, solo aristócratas, nobles y realeza eran dignos de conmemoran dichas festividades; los ciudadanos comunes no gozarían de tal privilegio.

Agrega mi estudiosa Aurysbell que al transcurrir los siglos y habiéndose establecido el sistema clero monárquico, la iglesia prohíbe rotundamente la celebración de cumpleaños por considerarse un ritual pagano que atenta contra la moral y buenas prácticas religiosas. Señala que el mayor evento sucede en el 245 d.C. cuando la institución condena la ardua investigación que un grupo de historiadores realizaría sobre el nacimiento de Jesús de Nazaret; a pesar de estas restricciones, un siglo más tarde se vincula la celebración de navidad con el nacimiento de Jesús y se diversifica su aniversario. Ya iniciando el medioevo casi toda Europa reconoce y celebra el cumpleaños.

Cumpleaños-Ysabel.png

Mi hija Ysabel María




Este y cualquier recuento histórico sobre dicha festividad, recaerá sobre la validez de su tradición y cultura; por consiguiente, una manera especial de desearle feliz cumpleaños a mi hija Ysabel María, fue componerle una canción, cuya letra comparto amorosamente contigo, dice así:

Sin-título-1.png

Hoy salió el alba más reluciente que otras mañanas,
hoy la espesura del mar azul se observa más
y un arcoíris con sus colores dibuja el cielo
para desearte con sus destellos, felicidad.

Que tengas dicha, que tengas paz, gozo y alegría.
Todo radiante como tan grande es la inmensidad
Y en este día tan especial y en armonía
vengo a desearte en tu cumpleaños, Felicidad.

Los pajarillos madrugadores hoy te cantaron
bellas tonadas y así lograron tu despertar,
sutil cantaron con sus murmullos encantos tuyos
y decidieron seguir su rumbo… volar, volar.

En tu ventana otra avecilla alegre cantó
bello trinar que embelese al que la oyó;
y cuando el sol encendió sus luces desde los cielos,
la avecilla emprendió su vuelo… voló y voló.

Un ramillete dejó colgado en tu ventana
de flores frescas, bellas y silvestres que entretejió
de unas pajitas de su nidito que tanto ama
para desearte felicidad y se marchó

Felicidad, felicidad
Festejando todos en hermandad;
felicidad que Dios te da
en tu cumpleaños, Felicidad.
(Bis)


Imágenes de mi propiedad y archivo familiar, tomadas con dispositivo Smartphone, marca Appel, modelo iPhone 6.


Gracias por tu interés en este contenido