Los largos cabellos de Ana (Relato corto)

in Cervantes2 months ago

image.png

Fuente

Los largos cabellos de Ana

Miles de historias se han contado del porqué aquella chica tenía una cabellera tan larga que con ella podía cubrirse en el invierno y con cada una de las hebras de su cabello, podían coser y hasta bordar las más hermosas telas. Hoy yo solo voy a contar una sola versión de ella.

:0:=0=:0:

Todo comenzó, supuestamente, cuando Ana enfermó siendo una bebé. Los doctores dieron su veredicto ante unos tristes y devastados padres: la niña no pasará de esta noche. La madre, que era muy religiosa, le rogó al cielo un milagro y con fe dijo: te ofrezco su cabellera por sus alas. Yo sé que la necesitas como ángel, pero yo la necesito como hija, dijo la madre con las manos unidas. Cuentan que Ana sanó casi inmediatamente.

:0:=0=:0:

A medida que la niña crecía, crecía también su cabellera. La gente cuenta que la madre podía pasar horas peinando y trenzando aquellos largos cabellos y luego lo sostenía con adornos en la parte alta de la cabeza imitando, a veces, un gran volcán de pelos. Los que la conocieron, dicen que no era raro ver a Ana, en algunos momentos, como una torre inclinada por el peso.

:0:=0=:0:

Tampoco falta quien le diera poderes milagrosos a aquellos cabellos, asegurando que con solo tener una hebra de ellos, no solo tenías suerte sino que también podías curar la más incurable de las enfermedades. De allí que cuando Ana salía a la calle, no era raro que la gente se acercara y le pidiera un cabello, y hasta los más atrevidos llegaran a su lado y como el que no quiere la cosa, se los halaran y salieran corriendo con el botín entre los dedos.

:0:=0=:0:

Lo que sí es cierto es que Ana jamás se cortó los cabellos y cuentan que cuando se hizo anciana arropaba con ellos a sus nietos. Una tarde murió de vieja, con una sonrisa de oreja a oreja mirando el cielo. Años después, dicen, que abrieron su tumba para cambiar a otro cementerio sus restos, pero mayor sorpresa se llevaron: a Ana le seguían creciendo los cabellos.

HASTA UNA PRÓXIMA LECTURA, AMIGOS