Sin retorno (Relato corto)

in Cervantes3 months ago


image.png

Fuente

Sin retorno


image.png

El hombre era flaco con el rostro curtío y tenía un tabaco en la boca mientras miraba las matas secas y tiesas por el sol. La mujer tenía pegado a su pecho a un recién nacido y cada tanto subía la cabeza con desaliento. En todo lo que iba de año no había llovido y no solo la tierra estaba seca, también ellos parecían un cuero desecado, áspero y enflaquecido. El hombre escupió e inmediatamente el suelo consumió la saliva como una boca sedienta.

0-:O:-0

El hombre recordó: “Como pa’ este tiempo, ya había llovido hasta cuatro veces. Habíamos recogido canastas de ocupo y apio, también de maíz. ¿Te acuerdas?” –la mujer asintió y lo miró con los ojos entrecerrados por el sol. El hombre continuó: “Ahora pura maleza es lo que hay. Ni un retoño de nada, mujer. Pura sequedad: nada” –dijo el hombre como con un terror por dentro.

0-:O:-0

Las montañas enfebrecidas sobresalían frente a la llanura gigantesca. Los pocos árboles que había estaban desnudos y delgados. Como el fuego, el calor crecía en un vaho que inmovilizaba todo y la tierra cuarteada parecía una costra. “Si tuviéramos las vacas, tendrían pasto de más, pero ni eso tenemos”, afirmó el hombre desconsoladamente y con los brazos caídos.

0-:O:-0

De repente la mujer miró al recién nacido pegado a su pecho y le dijo al hombre: “Mis pechos también están secos. Ya no me queda nada”. Entonces el hombre miró el horizonte y alzó la mano: “Me han dicho que detrás de aquellas montañas, todo es diferente. Mañana salimos para allá. En algún lugar debe haber una mínima esperanza no para nosotros sino para ese niño que ya hasta le cuesta abrir los ojos”.


image.png

HASTA UNA PRÓXIMA OPORTUNIDAD, AMIGOS

Sort:  

En realidad, observo un atisbo de ese futuro sombrío que cada año tenemos más cerca, pues ya hasta el más obtuso de los negacionistas calla y por lo tanto otorga. Todos queremos ver en ese horizonte, una metafórica vela donde prenda la chispa de la esperanza, precisamente pensando en esas generaciones, que como al niño de tu relato, también les va a costar mucho abrir los ojos. Por cierto, me quedo con las ganas de saber qué es el ocupo. Abrazos

Jajajaja. Ocupo no, ocumo!!!! Desconfía de las mujeres cegatas como yo, con teclado dañado. jajajaja. Me gusta la idea de la vela como esa pequeña luz en el horizonte. Creo que voy a robártela para un próximo relato. Te abrazo fuerte, @juancar347

Ja, ja, ja...ya sabes que después de todo, pertenezco a ese gremio de piratas tontos que se dejan atracar por unos ojos de sirena. Abrazos

Con un rememorante aire rulfiano, tu relato, más allá de la anécdota, confronta la realidad de una "tierra baldía" que parece desterrar a su gente en búsqueda de un más allá de mejores oportunidades, que ojalá consigan. ¿A qué faltas se deben esta aridez, esta sequedad? Lo humano que es capaz de negarse a sí mismo. Gracias y saludos, @nancybriti.

Por aquí pasó El Comentador
: @josemalavem

Oye, qué interesante comentario, @josemalavem! La falta de lluvia se convierte en un detonante para movilizarse y el futuro del niño, el motivo para poder buscar mejores lugares. El entorno árido y sin frutos provoca el viaje, la búsqueda. Abrazos

Por aquí pasó El Comentador @josemalavem y valoró este comentario.

Conócenos y comparte tu comentario para que sea valorado. ¡Únete a nuestro servidor de Discord!.

banner equipo.png

¿Quieres aprender más sobre los comentarios y su importancia? Visita https://ecency.com/created/hivecomments y vuélvete un experto.

Literatos-estatico.jpg

Esta publicación ha recibido el voto de Literatos, la comunidad de literatura en español en Hive y ha sido compartido en el blog de nuestra cuenta.

¿Quieres contribuir a engrandecer este proyecto? ¡Haz clic aquí y entérate cómo!

Gracias por vuestro apoyo, amigos!!! Saludos

Muy buen relato querida amiga.
Ojalá, y el horizonte no esté tan lejos, y los ojos no se cierren, y las fuerzas den para llegar hasta él.

Querido mío, siempre es bueno saber de ti!!! Que nunca perdamos las fuerzas, ni el norte ni las esperanzas. Abrazos

Inmensamente agradecida, @don.quijote!!! Feliz y emocionada por vuestro apoyo.

Es un relato muy interesante, triste pero con un atisbo de esperanza. Me encantó tu narración.