Cuantas veces

in Cervantes3 months ago


Fuente

 

Quería quedarme a intentarlo una poco más, ya sabes, el corazón a veces se vuelve muy terco en cuestiones del amor. Yo sabía que ya no tenía balas en mi cartucho, también lo sabías y aún así no hiciste nada.

La verdad que tu indiferencia me hizo polvo, no tuviste lástima por mí, por mis lágrimas, por las noches en las que te llamé y escribí. Parecía un perro triste y abandonado deambulando por cualquier lado, sinceramente me doliste como el veneno, y aun así nunca pude llegar a odiarte.

Y es que yo te llegué a amar y cuidar como lo hacía mamá cuando era un niño. Yo lo hice de corazón, no había interés de por medio, no había maldad en mis sentimientos; quizá por eso me costó soltarte en su momento.

Porque conociste la mejor versión de mí, pero cuando empezaste a conocer la peor, te hiciste a un lado dejándome solo, haciendo que el amor se fuera al carajo.

Yo amaba dormir de cabeza a tu lado, abrazarte por la espalda cuando sentías frío, levantarme en plena madrugada a alcanzarte un vaso de agua o lo que te hiciera falta.

Yo amaba verte corriendo desnuda, sacarte fotos con tu propio celular cuando me coqueteabas o te descuidabas, amaba hacerte el amor los sábados por la noche y llevarte los domingos a casa.

Amaba escucharte cantar y tararear, verte bailar al ritmo frenético de tus caderas escucharte gemir cuando te montabas sobre mí. Me volvías loco de amor con tan solo existir.

A veces me pongo a pensar y digo: "Cuánto te amé y te cuidé". Cuántas veces acaricié tu vientre en tus días de inestabilidad.

Cuántas veces salí corriendo al saber que me necesitabas ahí contigo. Cuántas veces besé tu frente y te arranqué la ropa contra la pared.

Cuántas veces pisotee mi orgullo para quedarme a escuchar tu silencio. Cuántas veces me enfrenté las adversidades.

Cuántas cosas hice por vos, por mí, por nosotros dos cuando se trataba de amor.