El amanecer de un nuevo día. Por Florencia Renata

in Freewriters3 months ago





Fuente

En el amanecer de un nuevo día todo parecía igual y a la vez, todo era diferente. Lo sombrío era luminoso, lo frío era tibio; había cambiado el color derredor. Las nubes ya no eran oscuras y el silencio no aturdía, al contrario, arropaba como el suave y cálido sosiego que ofrece el abrazo de una madre. Miró hacia el cielo, cerró los ojos, respiró profundamente; ya no había dudas ni temor. El miedo no volvería, la paz ahora era la dueña de todo sobre la tierra.

Miró con fascinación los botones de las flores abrir poco a poco. Los colores del cielo variaban conforme los minutos del nuevo día avanzaban y el canto de los pájaros invadía el salón mezclándose con un sonido familiar. La confusión se adueñó de sus sentidos, la melodía subía progresivamente, la luz del sol aumentaba, los pájaros se alejaban, todo comenzó a girar a su alrededor; una sensación de fantasía conquistó el ambiente.

Cuando todo volvió a estar quieto pudo reconocer la melodía; el peso de la cobija y la tenue luz de la mañana, el pacífico silencio de las primeras horas del día, le despertaron lentamente, para darse cuenta que las sensaciones de su sueños ahora pertenecían a su realidad...

Sort:  

Wao!!! que lindo, gracias