Para creer con Aquiles Nazoa

in Literatos2 months ago

Volver al Credo de Aquiles Nazoa, a propósito de su efeméride, pero, especialmente, para reforzar la convocatoria al concurso de cuentos infantiles en su honor que estamos promoviendo desde #Literatos (ver aquí la convocatoria), tiene para mí una significación muy emotiva.

Collage con Aquiles Nazoa.jpg
Fuente

Tuve la oportunidad de escuchar al propio poeta leerlo junto a otros poemas (si mal no recuerdo), cuando visitó Cumaná y ofreció un recital poético en la casa natal del poeta Andrés Eloy Blanco. No recuerdo el año exacto; yo era muy joven, pero ha debido ser hacia mediados de la década del 70. Incluso, no sé por qué asocio su muerte en el accidente automovilístico como un fatídico hecho cercano a esa vez que estuvo en Cumaná.

Ese poema de Aquiles Nazoa forma parte de su último libro en vida titulado La vida privada de las muñecas de trapo, de 1975 (si está interesado puede descargarlo por este enlace). Se sabe que el poeta era un amante de las muñecas de trapo (como Reverón), producto que fue durante mucho tiempo cultivado artesanalmente, en especial en una población del Estado Sucre (Venezuela), "Cerezal", poblado de carretera, creación de la gran artista del ese pueblo, Berta Vargas. Recuerdo haber escuchado que Aquiles visitaba esporádicamente ese poblado y encargaba muñecas de trapo.


image.png
Fuente

El Credo de Aquiles se configura a partir de la estructura y modo de dicción del Credo católico, y en su poema expresa sus propias creencias, como si dijéramos, sus arquetipos y motivos personales de vida, cual acto de fe de un artista.

Es un texto de una belleza y delicadeza singular, que nos emociona siempre al leerlo, sobre todo porque recocemos en los valores que Aquiles Nazoa expone en su poema la identificación casi completa. Aunque se ha tratado de asociar y manipular políticamente, es un poema que conserva su calidad emotiva y estética, lejos de toda ideología.

image.png


Creo en Pablo Picasso, todopoderoso, creador del Cielo y de la Tierra.

Creo en Charlie Chaplin, hijo de las violetas y de los ratones, que fue crucificado, muerto y sepultado por el tiempo, pero que cada día resucita en el corazón de los hombres.

Creo en el amor y en el arte como vías hacia el disfrute de la vida perdurable.

Creo en el amolador que vive de fabricar estrellas de oro con su rueda maravillosa.

Creo en la cualidad aérea del ser humano, configurada en el recuerdo de Isadora Duncan abatiéndose como una purísima paloma herida bajo el cielo del Mediterráneo.

Creo en las monedas de chocolate que atesoro secretamente debajo de la almohada de mi niñez.

Creo en la fábula de Orfeo, creo en el sortilegio de la música, yo que en las horas de mi angustia vi al conjuro de la Pavana de Fauré, salir liberada y radiante de la dulce Eurídice del infierno de mi alma.

Creo en Rainer María Rilke, héroe de la lucha del hombre por la belleza, que sacarificó su vida por el acto de cortar una rosa para una mujer.

Creo en las flores que brotaron del cadáver adolescente de Ofelia.

Creo en el llanto silencioso de Aquiles frente al mar.

Creo en un barco esbelto y distantísimo que salió hace un siglo al encuentro de la aurora; su capitán Lord Byron, al cinto la espada de los arcángeles, junto a sus sienes un resplandor de estrellas.

Creo en el perro de Ulises, en el gato risueño de Alicia en el país de las maravillas, en el loro de Robinson Crusoe.

Creo en los ratoncitos que tiraron del coche de la Cenicienta, en Beralfiro el caballo de Rolando,
y en las abejas que laboran en su colmena dentro del corazón de Martín Tinajero.

Creo en la amistad como el invento más bello del hombre.

Creo en los poderes creadores del pueblo.

Creo en la poesía y, en fin, creo en mí mismo, puesto que sé que alguien me ama.


image.png

Gracias por su lectura.


Gif diseñado por @equipodelta

Sort:  

Desconocía toda esta información la verdad no tenia ni idea de que esta insigne escritos amara las muñecas de trapo, me encanta la fotografía que compartes en tu publicación donde esta sentado junto a una enorme. Gracias por compartir su hermoso credo es muy hermosa y allí se expresa o dibuja con palabras lo que era su personalidad.

Hola poeta. Siempre es grato leerlo. Compartimos el honor de haber conocido al "Ruiseñor de Catuche" cuando eramos muy jóvenes. Lo vi y escuché por primera vez en el liceo, en Caracas -Santiago Key Ayala- junto a Simón Díaz y Cayito Aponte, creo que era una gira sobre el humor, realizadas en varias constituciones educativas.
El Credo, lo he visto y escuchado en versión dramatizada por varios artistas locales, regionales y nacionales. Es ciertamente un poema que se adentra en los valores de un ser humano con cualidades extraordinarias, como lo fue Aquiles Nazoa. Gracias a usted por dedicarle al poeta estas sensibles palabras.

Literatos-estatico.jpg

Esta publicación ha recibido el voto de Literatos, la comunidad de literatura en español en Hive y ha sido compartido en el blog de nuestra cuenta.

¿Quieres contribuir a engrandecer este proyecto? ¡Haz clic aquí y entérate cómo!

Saludos! No tenía idea sobre esas cosas de Aquiles Nazoa. Gracias por compartirlo.

Un verdadero creador de ideas, un hombre de otro planeta. Magnifica publicación