Relato: La profecía de Hécate

in Literatos3 months ago
Zeus contempló con terror a la anciana que se encontraba encadenada frente a él y su corte. Ésta, con una mirada llena de augusta dignidad y fría indiferencia, parecía ignorar su presencia.

Miró de reojo a Helios, uno de sus comandantes; éste le suplicó con la mirada que no hiciera una insensatez que pudiera aumentar todavía más el odio que ya sentía de por sí su propio pueblo contra él. Su mente estaba de por sí en una ansiosa batalla sobre qué hacer con su anciana prisionera de guerra.

Si mataba a Hécate, su ejército y probablemente su misma corte se sublevarían en tanto ella era respetada como la legendaria veterana de guerra que segó más de 100 hombres en la Batalla del Lago Estigia durante la Rebelión de los Crónidas, así como la Vidente más poderosa que hayan tenido en años. Si la dejaba vivir, ella encontraría el modo de ganarse aliados dentro de su misma corte y ponerlos contra él.

Razones no le faltaban a la anciana para actuar de ese modo: en ella persistía el resentimiento en contra del Crónida por la violación de su hija Deméter y el asesinato de su yerno Iasión, quien había sido para Kore un gran padre. Un resentimiento que se extendía, por ende, hacia los Acrisios, a quienes antes consideraba amigos y ahora los ve como una plaga a exterminar.

¿Qué debía hacer entonces ante aquella situación complicada?

Durante un largo rato hubo un silencio incómodo y desesperante. Hera, quien estaba sentada en su trono, miró de reojo a su marido, pensando si intervenir o no en aquella situación. Al final, Zeus aclaró su garganta y, dirigiéndose de la forma más respetuosa posible a la anciana, le dijo:

"Hécate Perséfone, hija de Asteria, de la casa honorable de los Perséfone, se te ha traído a este palacio en calidad de prisionera de guerra debido a tu asociación con los reyes de Hades, Aidoneus y Kore. De acuerdo a nuestras leyes, tu vida está en mis manos..."

"Así como la tuya pronto estará en las manos de uno de tus hijos", le cortó Hécate.

Un nuevo silencio reinó en la sala. Hécate, dirigiendo ahora su mirada a Zeus, añadió: "Zeus, hijo de Cronos de la Mente Torcida, escucha mis palabras, pues éstas serán las últimas que saldrán de mi boca. Sepas tú que tu reinado y tu corte serán recordados, pero no como lo esperan. De ti dirán las historias de las mujeres que has perseguido, de tu descendencia forzada y de los tristes finales que encuentran a manos de tu esposa, la desdichada Hera; de tus descendientes dirán parte de sus vidas y sus amores horrorosos. Los elevarán al estado de la divinidad, pero les olvidarán después como tales para pasar a formar parte de historias que contarán los ancianos como si nunca hubiera pasado. Sabrán tu ascenso al poder, pero no tu caída a manos de uno de tus hijos".

"¡¿Quién me matará?! ¡Contéstame!", exclamó Zeus, repentinamente aterrorizado.

La anciana sonrió serenamente y le respondió: "Eso es algo que Destino solo sabe".



Fuente de la imagen: Pexels

Sort:  

Gracias por tu publicación... cada vez que escribes sobre la mitologia griega apasiona...lastima que sea tan corto saludos...

¡Muchas gracias por tus palabras, @jat06!

Sigue escribiendo que tus publicaciones son escelentes... gracias


Colmena-Curie.jpg

¡Felicidades! Esta publicación obtuvo upvote y fue compartido por @la-colmena, un proyecto de Curación Manual para la comunidad hispana de Hive que cuenta con el respaldo de @curie.

Si te gusta el trabajo que hacemos, te invitamos a darle tu voto a este comentario y a votar como testigo por Curie.

Si quieres saber más sobre nuestro proyecto, acompáñanos en Discord: La Colmena.


¡Muchas gracias por el apoyo, @la-colmena!

Literatos-estatico.jpg

Esta publicación ha recibido el voto de Literatos, la comunidad de literatura en español en Hive y ha sido compartido en el blog de nuestra cuenta.

¿Quieres contribuir a engrandecer este proyecto? ¡Haz clic aquí y entérate cómo!

¡Muchas gracias por el apoyo, @es-literatos!