Depredador - Capítulo XV

in #literatura3 years ago


Capítulo XV


*Flashback*

—Es un pobre muchacho, se ha quedado sin su madre y según tengo entendido, su padre está cumpliendo una condena en la cárcel— Murmuró la trabajadora social mientras tenía en la mano una carpeta con la ficha y datos de Liam

—Me dijeron que la madre fue violada por varios hombres— Otra señora miraba de reojo al pequeño que tenía la mirada fija y distante hacia el frente.

—Así es, pudimos saber de aquello pues hicieron una denuncia los vecinos, había un olor putrefacto dentro. ¿Lo peor? El niño estaba encerrado en su cuarto sentado, estaba todo orinado. Asumimos que no se movía ni para ir al baño — La trabajadora social estaba contándole a su secretaria los antecedentes de Liam.

—¿Hay alguna familia que se quiere hacer cargo?— Preguntó curiosa la secretaria

—No, hemos llamado a algunos que habían pedido adoptar, pero dados a los eventos, no se quieren hacer cargo de un chico que probablemente vaya a tener daños psicológicos por lo que vivió.

—Es comprensible, no todos lo aceptarían así como así — Opinó mientras organizaba los bolígrafos que estaban desparramado por todo el escritorio.

Liam no podía evitar escuchar la conversación que estaban teniendo ambas mujeres, no era de extrañar que nadie lo quisiera, la única que lo hacía era su madre y lo había abandonado dejándose matar por aquellos hombres. Liam apretó su mano como un puño sintiendo como las lágrimas salían, sin embargo, no se quejó. Él iba a aprender a ser duro y no mostrar sus sentimientos.

El teléfono sonó y la secretaria tomó la llamada, comenzó a tipear en la computadora para hacerle ceñas a la trabajadora social. Al colgar la llamada, su secretaria se acercó a su jefa con una sonrisa

—Hay una familia que se quiere hacer cargo de él, lo van a evaluar y le harán una visita para ver si están capacitados para ello. Están al tanto de todo y al parecer aquel dato lejos de asustarlos, lo intrigaron más.

—Muy bien, fue más fácil de lo que creí. ¿Cuál es el apellido de la pareja?

La secretaria miró de nuevo su computadora para luego alzar la vista y mirar de reojo al pequeño que seguía con la misma actitud.

—Montgomery

Fin del flashback

Liam esperaba en su habitación mientras ayudaba a Aubrey con las tareas de matemática, ella ya había regresado de clases y tenía un grave problema con las restas.

—Las restas no son divertidas Liam— Se quejó por enésima vez la niña mientras usaba sus diminutos deditos para contar

—Lo sé, a mí tampoco me gustaban, pero son necesarios, de lo contrario, ¿cómo vas a saber cuantos chocolates te van a quedar si me regalas unos cuantos? — Preguntó con una mueca de dolor al esforzarse para sentarse con otra posición, odiaba tener que estar en la cama durante varios días hasta que los huesos de la costilla estuviesen mejor, al final no había sido más que unas fisuras en sus costillas pero igualmente dolía como el mismo infierno.

—Eso se arreglaría fácil, no te daría y ya — Respondió vivamente la más pequeña y el ojigris sonrió de lado negando con la cabeza.

—Es mejor que sigas practicando, eso te va a facilitar las cosas en un futuro

—No entiendo, ¿por qué hay que aprendérnoslo si para eso existe una calculadora?

Liam suspiró negando con la cabeza

—Sé que existen las calculadoras, pero las personas tienen que saber por lo menos lo básico

Aubrey quería volver a refutarle, pero la mirada de Liam le hizo poner los ojos en blanco y volver su atención al pequeño libro donde se veía claramente varias manzanas dibujadas. El ejercicio se trataba de cinco manzanas que se le restan dos, pero ella volvía todo más difícil pues acotaba que dependía de la manzana, si estaba mordida ya no era una entera si no, una media. Liam tuvo que decirle que en los ejercicios las manzanas estaban completas, tal cual como en el dibujo.

El golpe de la puerta hizo que Aubrey alzara la cabeza para ver la figura de Alexander con el semblante serio, tras él estaban las gemelas y más atrás estaba Savannah. Liam ni se molestó en saber quienes eran porque ya lo intuía.

—Depredador— Lo llamó Alexander mientras se paraba en el pie de la cama

—Oiga, usted no lo llame así, ¡es Liam!— Aubrey se cruzó de brazos y Liam miró a la pequeña con una diminuta sonrisa que más bien fue una mueca.

—Aubrey, termina tus actividades con Carlie, ella te va a ayudar—

La más pequeña levantó sus libros y miró a las gemelas con el ceño fruncido, le dedicó una mirada de pocos amigos y antes de salir de la puerta miró a Savannah

—Me gustan tus botas Jade— Dijo la niña con una sonrisa pícara al percatarse que las tres mujeres que estaban allí estaban con botas, alagando sólo a una.

Savannah tuvo que morderse la lengua para no soltar una carcajada y sólo le guiñó un ojo a la más pequeña para que saliera de la habitación.

—Mira como te han dejado Liam— Annie se acercó a él para acariciarle el rostro y darle un beso en sus labios, beso que Liam tuvo que corresponder, pero sin quitar la mirada del punto fijo a la pared.

—En dos semanas tienes una nueva pelea y creo que esta te va a gustar—Hannah se acercó a él para pasar una mano por la mandíbula del depredador, si Alexander no estuviese tan excitado al ver como aquellas mujeres toqueteaban descaradamente a Liam, se hubiese dado cuenta la cara de enfado que tenía su esposa; Savannah tenía la mandíbula apretada, su respiración era pesada y a cada tanto apretaba la mano como puño para no saltarles encima y matarla. Ella no entendía a que se debían aquellos celos que la estaban carcomiendo.

Luego de unos segundos Alexander carraspeó para mirar a Liam

—Jade me contó que hiciste todo lo posible para que llegase casi sin raspones y que todos los golpes lo llevaste tú a cambio. Es por eso que voy a hacer algo por ti— Él sonrió diabólicamente pues, aunque fuera algo que al depredador va a satisfacer, él se vería bastante remunerado por ello.

— Sé que te acuerdas del hombre que viste en la sala de conferencia— Liam se tensó al recordar aquel bastardo, los ojos de él finalmente viajaron del punto vacío de la pared de enfrente a la figura de Alexander que lo miraba ansioso.

—Él me debe mucho dinero y no me quiere pagar, es por ello que en dos semanas lo vamos a secuestrar y va a pelear en el killbox, contra el depredador— Anunció finalmente el italiano.

Los ojos de Liam brillaron, pero fue un brillo lleno de sadismo y sed de venganza. Él iba a poder desquitarse de todo el mal que le hizo a su madre, él iba a implementar otra estrategia de combate, una estrategia que Destroyer le había enseñado y nunca había querido usar. Era lo que él denominaba Tortura Letal.


Capítulos Anteriores

Prólogo, Capítulo I, Capítulo II, Capítulo III, Capítulo IV, Capítulo V, Capítulo VI, Capítulo VII, Capítulo VIII, Capítulo IX, Capítulo X, Capítulo XI, Capítulo XII, Capítulo XIII, Capítulo XIV


Sources: 1, 2



Posted from my blog with SteemPress : http://gabriellecd.vornix.blog/2019/02/06/depredador-capitulo-xv/