El monstruo que pocos vimos venir

in #spanish4 years ago (edited)

rr.jpg
Fuente

La temporada de Manuel Pelligrini al frente del Real Madrid (2009-2010) fue desastrosa. No porque el equipo más ganador de Europa quedara por sexto año consecutivo muerto en octavos de Champions, además de ser eliminado de Copa del Rey en manos del Alcorcón y perder la liga contra el Barcelona, con los dos clásicos incluidos. No. Fue un desastre porque todo esto ocurrió en medio de una inversión millonaria por parte del club que significó la llegada de dos balones de oro (Cristiano Ronaldo y Ricardo Kaká), uno de los mejores mediocampistas en los últimos 20 años (Xabi Alonso) y una joven promesa de Francia (Karim Benzema), quienes llegaron con la misión principal de ganar la décima copa de europa.

Aparentemente se entendió el mensaje de inmediato: el problema no era falta de talento (al menos dentro de la cancha), sino alguien que supiera explotarlo.

Y entonces fueron a buscar a José Mourinho.

El portugués era la estrella del momento (2010) pues venía de arrebartale con el Inter de Milan una Champions al Barcelona de Pep Guardiola (semifinales) y al poderoso Bayern (final), contando con una camada de jugadores de poco renombre y que en su mayoría superaban los 29 años: si podía hacer eso con una humilde plantilla, era el tipo indicado para devolverle al equipo blanco el lugar histórico que le correspondía.

Su inicio fue duro. Empató su primer partido y semanas después cayó humillado 5 por 0 ante el Barca en el Camp Nou. Parecía que se le venía la noche y que su estadía sería tan corta como la de Pellegrini. Pero no.

Mourinho no tardó ni una temporada en ganar su primer título (una Copa del Rey ante el equipo azulgrana) y romper el maleficio de los octavos de final de la liga de campeones. Aunque su mayor logro, en voz del mismísimo Sergio Ramos, fue devolverle el orgullo, a toda una plantilla, de pelear por el escudo más prestigioso del viejo continente. De hacerles caer en cuenta que eran el Madrid y que los otros equipos tenían que sentir el poder de su historia cuando los enfrentaran.

Y vino más: un trofeo liguero con 100 puntos y una Supercopa de España, también ante el Barcelona.

Sin embargo, esto llegó en medio de un ambiente que se fue poniendo tenso con el pasar de los meses y que terminó con un vestuario completamente roto, un ídolo como Iker Casillas sin ver minutos, y la frase: "traidores, hijos de puta", con la que el entrenador acusó a sus futbolistas de filtrar alineaciones a la prensa.

El ego de The Special One no pasó desapercibido, y a pesar de que recuperó el orgullo y puso al equipo a competir al máximo nivel -con tres semifinales de liga de campeones en fila-, rompió la armonía entre los jugadores.

La prensa más radical y sus "expertos" no tardaron en dar por acabado el proyecto: "fracaso" tras "fracaso", este equipo nunca ganaría la tan ansiada décima. Mientras tanto, la directiva del club lo vio de otra forma: la idea era sólida y estaban los hombres correcto; faltaba la reconstrucción de la paz, más confianza y tiempo.

En todos esos años Cristiano Ronaldo, el chico al que Sir Alex Ferguson le dio una oportunidad para hacerse grande en el Manchester United, se había terminado de convertir en uno de los mejores jugadores que se haya podido conocer y su ansiedad de triunfar en el Madrid cada vez era más grande. También aparecieron los Modric, los Bale, los Varane, los Carvajal. El liderazgo de Ramos. La explosión de Marcelo.

Era un equipo temible, que al parecer, por algún conjuro maligno, no podía conseguir la gloria. Pero lo haría.

El que abrió el camino fue Carlos Ancellotti con la décima (2013-2014), aunque sólo pudo durar dos años al frente de la oncena, ya que fue despedido en el segundo tras no ganar nada. Rafa Benítez, su reemplazante, casi lo tira todo por la basura. Alguien de arriba abrió los ojos, se dio cuenta que había que echarlo antes de que fuera demasiado tarde y puso a Zinedine Zidane. El resto es historia.

Así se creó una de las mejores generaciones del Real Madrid. Una generación de la que se dudó que podía conseguir siquiera la décima, cuando todo -a mi juicio- apuntaba a lo contrario: en cualquier momento ganarían esa y todas las ediciones posibles. Algo así como cuatro en cinco años, con tres seguidas incluidas. O hasta más.

Sort:  

Real madrid... El mejor equipo.

Hala Madrid!!

de verdad nos damos cuenta el poder del Real Madrid lo grande que es este equipo , un top tan alto que ya nos damos cuenta por que es el mejor equipo del mundo , la envidia de las personas un Equipo tan poderoso de verdad le doy gracias a Dios por vivir una de las mejores épocas del Real Madrid actual. Que grande es

Posiblemente esta sea la mejor época del club blanco, teniendo en cuenta que está triunfando en tiempos de gigantes.

Real Madrid es el mejor.

Hala Madrid y salud por los éxitos, camarada!