Auditoría Interna // práctica útil en el manejo de las cuentas por cobrar [activo corriente]

in #spanish5 years ago

meeting-2284501_960_720.jpg

Toda empresa u organización competente debe establecer normas y procedimientos sobre controles adecuados que permitan ayudar a prevenir, detectar y corregir cualquier inconveniente en un momento determinado. En efecto, resulta primordial establecer procesos de auditoría interna que permitan revisar el cumplimiento, no solo de los controles internos, sino también la confiabilidad de la información financiera que la empresa revela en una fecha determinada.

Por tal motivo, el proceso de auditoría interna ayuda a la supervisión objetiva diseñada para agregar valor y mejorar las operaciones de la organización. De esta manera, asegura alcanzar los objetivos establecidos aportando un enfoque sistemático, para evaluar y mejorar la eficiencia de los procesos de gestión de riesgo, control interno, funcionalidad administrativa e igualmente la fiabilidad de la información financiera y de gestión.

En este contexto, la auditoría interna es una unidad operativa que tiene por fin liderar el proceso mediante el cual las empresas obtienen la seguridad de que la exposición al riesgo que enfrenta, debe ser entendida y manejada apropiadamente dentro de contextos dinámicos cambiantes.

En tal sentido, desde el punto de vista administrativo, económico y contable, la auditoria interna permite el manejo adecuado de las obligaciones pendientes contraídas por los clientes, que suelen definirse como cuentas por cobrar, entendidas éstas, como los importes que terceras personas adeudan a la empresa y que deben estar sujetas a la auditoria en el ciclo contable. Por otro lado, facilitan al auditor reunir la información necesaria sobre los compromisos asumidos por los clientes a corto, mediano y largo plazo, lo que en circunstancias específicas forman parte de los procesos internos, por la prestación de un servicio a un determinado sector económico. En términos más sencillos, son todos los financiamientos otorgados por la empresa a sus clientes y que deben ser manejados de manera eficiente a través de un adecuado proceso de auditoría interna.

men-1979261_960_720.jpg

Ahora bien, la auditoría ha de ser vista como un proceso que tiene como objetivo obtener evidencia suficiente y competente, a través de la aplicación de procedimientos de supervisión que permitan conocer en primer lugar el funcionamiento efectivo de los controles internos previamente establecidos, ya que de ello depende la veracidad y confiabilidad de lo revelado en los estados financieros. Todas estas razones indican, que cada organización debe contar con un proceso de auditoría interna, capaz de revisar, evaluar la planificación y procedimientos que ejecuta la organización, con el fin de obtener resultados, para realizar recomendaciones y aplicar los correctivos necesarios.
Cabe destacar, que hoy en día las empresas cuentan con una actividad que se realiza internamente, llamada auditoría interna, diseñada para añadir valor y mejorar las operaciones que ésta realiza. Es indudable entonces, que la auditoría interna tiene como finalidad evaluar, así como comprobar toda la evidencia relacionada a tareas administrativas, gerenciales, financieras y operativas de la organización; proporcionando seguridad, verdadera y confiable de toda aquella información obtenida y registrada en el proceso contable y administrativo.

Para las organizaciones es primordial que la auditoría interna se ajuste a toda necesidad empresarial, con el propósito de administrar de manera eficiente los riesgos críticos de sus operaciones, en relación con las líneas de crédito otorgados a los clientes, y por otro lado, reconocer los beneficios de manejar políticas claras en la administración de las cuentas por cobrar; al tiempo que ofrecen a la gerencia posibles cambios o mejoras a los recursos o bienes que se destinan para sus operaciones de venta, que representan la fuente básica de sus ingresos.

Estratégicamente se conoce que las cuentas por cobrar, son activos proveedores de ingresos para la empresa, ya que generan recursos financieros que permiten el cumplimiento de compromisos con terceras personas y además realizar inversiones, si se requiere a corto y largo plazo, según los requerimientos de la empresa. Es por ello que la gerencia de la organización establece normas, políticas y procedimientos para un eficiente otorgamiento de créditos, basándose en el análisis, tanto de la capacidad de compra del cliente, como de la capacidad de pago, entre otros aspectos.

En este contexto, la auditoria interna del rubro cuentas por cobrar, permite reconocer los circuitos establecidos por la empresa y verificar la fiabilidad de las transacciones registradas para detectar posibles fallas o debilidades que puedan afectar la rentabilidad o productividad de la misma.

Considerando lo anterior, la auditoría interna se ha convertido para las organizaciones en una herramienta que permite revisar de forma sistemática una entidad o parte de ella, que se lleva a cabo con la finalidad de determinar si está operando eficientemente. Constituye por tanto, una búsqueda para localizar los problemas relativos a la eficiencia, abarcando una revisión de los objetivos, planes y programas de la empresa; su estructura orgánica así como el funcionamiento de los sistemas, procedimientos, controles establecidos y que aseguran la eficiencia de las operaciones y el ahorro en los costos.

En conclusión, la auditoria interna mantiene informada a las autoridades de la empresa en relación a las anomalías o debilidades, permitiendo así que se tomen oportunamente las medidas preventivas en la corrección de las desviaciones, para cumplir los objetivos en el mejoramiento de sus operaciones y controles.

Saludos... Arturo Rey, @reyarturo

Fuente de imagen 1
Fuente de imagen 2