Viajes: mi paso por Concón

in #viajes3 months ago

La vista desde las dunas

Saliendo de Santiago, la capital chilena, y dirigiéndonos hacia el mar encontramos Valparaíso y Viña del Mar, ciudades sobre las que ya dejé reseñas las semanas anteriores. Pero un poco después de Viña, diez o quince minutos, se encuentra una bonita ciudad, un poco más pequeña y menos "famosa": Concón.

Llegué a la ciudad un viernes por la noche y me alojé en un piso alto con una preciosa vista al mar. De noche se veía increíble con todas las luces cercanas y el olor a salitre propio de las costas, pero mi teléfono no es muy bueno para tomar fotos durante la noche, así que les comparto una imagen capturada durante el amanecer del sábado (ver foto contigua). He vivido toda mi vida en ciudades céntricas, geográficamente hablando, así que el pensar en la posibilidad de alojarme o residir en una ciudad costera y sobre todo con una ventana tan cerca del mar, me llama mucho la atención. Durante la jornada del sábado caminé por las calles de Concón y descubrí una ciudad pequeña, con encanto y que funciona más bien como punto vacacional o quizás ciudad dormitorio para quienes trabajan en Viña y Valparaíso. Concón no es colorida como esta última, ni famosa como la primera, pero precisamente esa ausencia de celebridad la convierte en un lugar tranquilo para descansar, caminar y tomarse un respiro lejos de la capital, pero no tan lejos. Esa misma tarde me dirigí al mayor atractivo de la ciudad: sus dunas. Allí, vi caer la tarde.

.
.

El domingo en la mañana tomé la carretera desde Concón hasta Reñaca, una de las playas más famosas de la comuna de Viña del Mar, pero en lugar de tomar un auto o una moto, caminé, con la carretera de un lado y el Océano Pacífico al otro. Era temprano, así que a pesar de ser verano, la mañana estaba gris y bastante fresca, lo que unido al olor a salitre y el rugido del mar golpeando las rocas, fue una experiencia increíble, que me dejó postales como estas:

20200223_135758.jpg

20200223_131205.jpg

20200223_133139.jpg

20200223_134915.jpg

Nunca había estado en un lugar que tuviese pinos a la orilla del mar, o en donde pudiera sentarme a leer sobre el césped, pero con vista al mar, o sobre las rocas para oír romper las olas. Viviría en un lugar así, sin lugar a dudas, y saldría con frecuencias a estas escapadas.

Al llegar a Reñaca, paseé por la playa un rato y me tomé un refrigerio un poco antes de tomar el bus que me devolvió a la capital; y como para agregarle un toque mágico más al paseo, me encontré con un árbol que presentaba una forma especial, tan particular, que no pude evitar fotografiarlo (ver foto a la izquierda); la he mostrado a varias personas y sus impresiones se han dividido en dos bandos: los que ven el árbol con la forma de Godzilla y los que lo ven como un tributo natural al Sombrero seleccionador de Harry Potter, ¿ustedes qué ven?
A pesar de que Valparaíso, Viña del Mar y Concón están cerca unas de las otras, recomiendo visitarlas en diferentes ocasiones, a menos que se cuente con varios días libres, porque son muchas las cosas que pueden disfrutarse en cada una de ellas y de esa forma, con tiempo, se le puede sacar el mejor provecho a cada visita. A pesar de haber estado en Concón apenas un fin de semana, se ganó un lugar especial en mi memoria y me encantaría ir de nuevo.

Sort:  

¡Recibe Nuestro Apoyo Directo!

En el @Nucleo-fse estamos empeñados en acompañarte y facilitar tu experiencia Criptográfica.

Te felicitamos por crear contenido original y de gran valor para la plataforma.

Curador: @universoperdido

Te esperamos en el servidor de Discord: Núcleo- FSE