Testimonio vivo de la desgraciada unión ACADEMIA/POLÍTICA/CORRUPCIÓN...

in #cervantes2 years ago (edited)

IUETA.jpg

He aquí un testimonio doloroso (desgarrador) sobre una vivencia que da cuenta de cómo la felonía de la corrupción política puede desgraciar la luz de la academia universitaria. No obstante a que ocurrió tal experiencia a principios de este siglo XXI, conveniente es que lo tengamos en cuenta de cara a enfrentar todo lo que tenga que ver con la enemistad a la profesión docente, a la verdad científica, a los beneficios de la tecnología y a la pertinencia de las humanidades.


No me lo contaron; ¡lo viví!

Transcurrían los primeros años en los cuales Venezuela (mi país) se proponía dejar atrás un largo período (casi medio siglo) de gobiernos centro-derechistas caracterizados por aupar la mono-producción centrada en la exportación petrolera y, sobre todo, por la entrega a los intereses de los Estados Unidos de América. Entrega tal que hasta la estructura informática sobre la industria toda, era asumida por empresas estadounidenses. Decíamos que Venezuela dejaba atrás ese largo período de entreguismo. Sí. Ello fue así al tiempo en el cual se abría la esperanza de una manera nueva de echar a andar la democracia. Una nueva manera caracterizada por el patriotismo, la protección a las industrias básicas, una nueva cultura, en fin.

Como es sabido, tal transición fue liderada por el militar Hugo Chávez (nació 1954/falleció 2013). Un militar que pretendió dar un golpe de Estado (generando muchos muertos) y que luego se hizo de la Presidencia de la República, a través de los votos.

Bien. Transcurrían, pues, esos primeros años de la llamada "revolución bolivariana", cuando en un instituto universitario público (no-autónomo y de carácter tecnológico) el cual a la sazón estaba radicado en una ciudad del interior del país, se abre un concurso académico de oposición de cara a captar personal docente de alta calificación para así desarrollar las funciones fundamentales de esa corporación. Si mal no recuerdo, había disponible algo así como 15 cargos. Se aparecieron para tal concurso, más o menos 40 profesionales...

Mi perfil profesional hacía verosímil que las autoridades de ese instituto universitario de tecnología, consideraran mi nombre (junto con otros, claro) para integrar uno de los tantos equipos de jurados. Es que se hacía necesario conformar varios equipos de jurados toda vez que las cátedras en oferta eran numerosas; como numerosos eran los profesionales concursantes.

La tradición que la democracia centro-derechista había trazado en el medio universitario era caracterizada, en buena parte, por el sectarismo, la exclusión al que no militara o simpatizara con uno de los dos partidos que se alternaban el gobierno. Aún así casi siempre se permitía que un 15% o 20% (aproximadamente) de izquierdistas o de gente no-alineada lograra a final de cuentas posicionarse (o más o menos posicionarse). Bueno; lo cierto es que una semana previa a la apertura del concurso, el partido de gobierno convoca prácticamente a todos los profesores que habíamos estado nombrados oficialmente como jurado, a una reunión; ello en plan de alinearnos en el orden de deseos y apetitos tanto del naciente gobierno liderado por Hugo Chávez, como de la gestión que puntualmente encarnaba un gris periodista que entonces fungía como rector (e impuesto linealmente por dicho gobierno).

"Camaradas... Dejémonos de tonterías y metamos dentro de la institución solo a nuestra gente. Este instituto será chavista y, por lo tanto, deberá contar con profesores chavistas para la revolución socialista, bolivariana y patriótica".

Luego remató: "¡Al enemigo, ni agua!".

Esas fueron las palabras que el dirigente del tal "Movimiento Quinta República" (MVR) nos dirigió a los docentes presentes en la reunión. (La segunda letra del acrónimo corresponde al número romano que da cuenta del significante: "quinto", V). Algunos veníamos de universidades con larga historia; otros, del propio instituto tecnológico.

Confieso dos cosas... Una que yo había firmado unos meses antes de esa reunión, un remitido público en cuyo texto un nutrido grupo de profesores manifestábamos el apoyo a Hugo Chávez. A pesar que en mi fuero interior (in péctore) tal apoyo llevaba consigo enormes dudas, firmé el asunto. La otra es que oír tales insolencias por parte del dirigente chavista que "orientaba" la reunión, me resultó tan desagradable que en pleno acto dije que yo no era del MVR, sino un revolucionario, un marxista. Esa aciaga reunión fue así como beber una merengada de mostaza.

Muchos de los colegas allí asistentes eran amigos míos desde hacía décadas... Algunos me mostraron disgusto; otros callaron...

Bueno. El protocolo formal del concurso se abrió y el gentío allí se presentó.

El concurso concreto que a mí me tocó, involucraba que como jurado contara, como eran las reglas, con dos colegas. A uno lo conocía bastante toda vez que laboraba en la misma universidad en la cual yo trabajaba. Era militante del MVR. Lo apreciaba por ser un ser solidario y decente. El otro formaba parte tanto del instituto universitario tecnológico en cuestión, como del partido MVR. A diferencia del primero, éste era una persona con un trato tosco, impropio de un docente, chabacano; con un uso del idioma español caracterizado por el error constructivo...

Estaban disponibles 3 cargos y eran 9 los aspirantes.

Aunque parezca paradójico... La frialdad que adopté en el trato con el resto del jurado, fue mayor con el malhechor trocado en profesor, que con el colega de mi universidad...

Dado que el proceso del concurso estaba concebido en 3 días, pues los choques de trenes que se generaron en cuanto a las valoraciones diferenciales de nosotros -como jurado- y los progresivos resultados de las participaciones orales y escritas, fueron enormes. Al tercer día del proceso, resultó ostensible que el resultado fuese que los 3 concursantes que habían demostrado en mayor grado, competencia académica, ¡devinieran en ganadores! Era ya mediodía y cuando nos disponíamos a firmar el finiquito técnico-administrativo, los dos compañeros de jurado deciden ir a almorzar al margen de mí. A las 2 de la tarde de ese mismo día, me comunican que cambiaron de juicio. Que no son los 3 concursantes que habíamos juzgado como mejores, los que tenían que salir airosos, sino otro trío. Se me ocurrió entonces (después de una férrea discusión con ellos) subir unilateralmente la calificación (la nota cuantitativa) obtenida por los mejores para así achicar la maniobra del par de colegas, pero fue en vano. Ellos hicieron otro tanto sin el menor escrúpulo...

La dialéctica de la discusión se llenó de goma de mascar y se deshizo de deber kantiano. Se colmó de tracalería, de tranza, de corrupción.

Hoy, en este antepenúltimo vagón de mi vida (me apunto hacia los 80 años), tengo que decir que esta experiencia fue una de las peores, en materia del ejercicio profesional de la docencia universitaria.

-o-o-o-o-o-o-
IMÁGENES:
https://pixabay.com/es/illustrations/formaci%c3%b3n-curso-de-entrenamiento-3220712/
https://pixabay.com/es/vectors/ladr%c3%b3n-crimen-delincuente-hurto-157142/
https://pixabay.com/es/vectors/llorar-dama-belleza-mujer-triste-2864739/

Sort:  

Su post ha sido valorado por @ramonycajal

microscope.jpg

Agradecido, ramonycajal, por vuestro apoyo. Abrazos.

Dear @alexandermoreno, we need your help!

The Hivebuzz proposal already got an important support from the community and is close to be funded. However, it misses a few votes to get past the return proposal and your could make the difference!

May we ask you to support it so our team can continue its work this year?
You can do it on Peakd, ecency,

Hive.blog / https://wallet.hive.blog/proposals
or using HiveSigner.
https://peakd.com/me/proposals/199

Thank you!