Por favor, no te duermas // relato

in Writing Club4 months ago

¡Despertar!

Qué alivio poder abrir los ojos y salir de mi opresión, no lo entiendo, siempre pasa lo mismo, una y otra vez se repite cada noche. Cuando me duermo automáticamente comienzo mi viaje a un mundo paralelo a este, un lugar ya conocido por mi memoria, pero al que no puedo acostumbrarme. Y al despertar existe este vacío que me cobija y me enferma, realmente me gustaría que desapareciera de mí toda esta sensibilidad de miedo que me perturba día a día.


jamison-riley-w1ZbbMqH6Ms-unsplash.jpg
image.png

Las dos de la mañana índica el reloj de pared en este instante, me levanto para preparar una taza de té de hierba, sé que no me hará sentir mejor, pero espero que esta vez funcione y controle un poco mis nervios, porque odio el temblor involuntario que se origina en mi cuerpo. Curioso, parece que pasear por la casa en ropa interior mientras tomo la infusión se ha convertido en una manía, me imagino las caras de asombro de todos mis vecinos cuando me ven desde sus ventanas en el patio, tal vez se hayan adaptado a mi rutina nocturna y por ello me ignoran en las mañanas, porque piensan que soy un loco, un pobre diablo que vaga en la oscuridad en busca de algo que no existe.

Quizá suene gracioso, pero parezco un perro guardián que vigila que todo esté perfecto, antes de dar diez vueltas por lo mínimo antes de echarse e intentar dormir de nuevo, realmente no sé qué me pasa, cada vez estoy peor…


¿Qué significa?

Todo comienza con los latidos acelerados de mi corazón, mi respiración no es normal, un mal sabor de boca me invade, siento que algo malo va a suceder y de pronto se escuchan gritos que me despiertan en un lugar extraño, estoy dentro de mi propio sueño, me percato de que estoy acostado en una cama nauseabunda llena de gusanos de diferentes especies y tamaños. Inmediatamente, me tiro al suelo y vomito un líquido negruzco, miro a mi alrededor y veo las paredes podridas por la humedad, el suelo está lleno de escombros y una puerta de madera deteriorada por la suciedad y el tiempo está abierta, veo un pasillo desdibujado y entiendo que estoy en mi habitación, en mi hogar.


denny-muller-o_y-GVSTzBw-unsplash.jpg

Al cruzar la puerta, me encuentro en el pasillo, todo está peor de lo que pensaba, se ve abandonado y parece que un terremoto hubiera acabado con todo, pronto terminará de derrumbarse conmigo dentro si no me apresuro en salir, afortunadamente veo una luz al final, es amarilla o naranja no puedo distinguir muy bien, pero cada paso que doy hace crujir el suelo y miles de fragmentos de las paredes comienzan a derrumbarse, el miedo crece y las posibilidades de salir son pocas, ya que la travesía parece interminable y la salida está aún más lejos. De repente, estoy dentro de la garganta de un monstruo, me va a tragar, todo se vuelve estrecho, hay limo por todas partes y me dificulta moverme más rápido, resbalo; sin embargo, lucho con todas mis fuerzas para llegar y cuando creo que estoy perdido logro salir de ese atolladero.

Al otro lado...

Espero frente a una colosal compuerta de cobre, me miro los pies y noto que estoy descalzo, mis ropas están viejas, despedazadas. Al abrirse aquella puerta se produce un ruido que mis oídos no soportan y siento que de ellos se expulsa un líquido, es sangre y la odio, estoy tan conmocionado que el impacto me hace correr por calles desconocidas y me pierdo en callejones muy solitarios y negros. A medida que avanzo veo como las casas se van derrumbando lentamente por la putrefacción, por alguna extraña razón, esta vez no puedo comprender lo que mis ojos ven, hay gente dentro de las viviendas y sus cuerpos están descompuestos, aparentemente no se dan cuenta de lo que está pasando, pero parece que no les afecta. A mi olfato sí, porque capta ese hedor a muerte y humedad, por lo que me desespero y sigo corriendo, busco mi casa y no encuentro ninguna pista de que esté cerca. Entonces, veo una esquina donde hay flores blancas y me dirijo hacia allí, hay calma y me detengo, avanzo sigilosamente atento a cualquier situación, no hay gente, pero veo a un anciano parado frente a un edificio de dos pisos, me llama la atención y decido ir, su largo cabello blanco le cubría el rostro y me impide conocer su cara, desde una distancia considerable le pregunté "¿qué lugar es este?", pero no me contestó, únicamente movió su pierna derecha para pisar algo, como si estuviera matando una cucaracha, me acerqué un poco más y vi que ese hombre pisaba lo que quedaba de un cigarrillo encendido, dándole mil giros con la punta de su zapato, mientras soltaba una carcajada.

Respiré hondo y volví a preguntar "¿Qué es este lugar?", él tampoco respondió y sentí algo extraño en mi estómago, mi cuerpo no respondía, intenté gritar y no pasó nada. El viejo me jaló hacia su cuerpo y apartó el cabello de la cara, me aterroricé al ver su rostro cadavérico y quise zafarme de sus huesudas manos. Aquel espectro que aún conservaba parte de su piel y de su carne me sujetó con fuerza y abrió su boca de la que salieron millones de mariposas negras, y una voz ronca me dijo que abandonara el lugar inmediatamente porque de lo contrario quedaría atrapado para la eternidad. El demonio volvió a separar sus mandíbulas y esta vez me mostró su garganta, era el mismo pasillo del que creía haber salido, en sus dientes huecos estaban los mismos gusanos que había en mi cama y de sus ojos brotaban millones de cucarachas, me estremecí tanto que finalmente me liberé de sus garras y corrí a toda velocidad por una calle rodeada de edificios, pude ver el atardecer y comprendí que debía ir hacia él. Pero segundos después algo me atravesó el pecho, sentí que me ahogaba y me derrumbé, tuve que arrastrarme, no podía ponerme de pie, estaba muy débil y la luz parecía desvanecerse frente a mí, grité muy fuerte ¡nooooooooooo! Y me desperté...

Mira, esto siempre me pasa cuando me duermo, a veces intento hacer alguna actividad para alejar el sueño, pero el cansancio me vence y de nuevo cruzo al otro lado.


Fuentes de las imagenes
1
2

Sort:  

Un buen relato hermano, la verdad me llamó la atención de inicio a fin, pues siempre me gusta este tipo de relatos con aires de terror. Estupendo
Saludo!

Hola @eduardmartinez que bueno que te gustó mi escrito, espero poder seguir mejorando... Por cierto gracias por el comentario y soy chica no chico👀 jajaja😂 Saludos.

Oh, una disculpa por mi equivocación, no era mi intención. Un abrazo