Crónicas de la decadencia.

in GEMSlast year (edited)

Siempre fui una mujer que ama arreglarse, así me acostumbró mi madre. Siempre me encantó estar perfumada, maquillada y tener mi cabello perfecto con mi corte de siempre que me hace ver más joven.

Siempre fui cuidadosa con mis cosas y con la limpieza de mi casa. Cuando tuve a mi primera hija fui la más atenta. Pero luego estaba muy ocupada. Estaba muy ocupada como para tener otro hijo y aún así lo tuve. Tenía mucho trabajo, casi no estaba y era un alivio no estar. No tenía tiempo de pensar en que odiaba mi matrimonio y me sentía resignada. Tal vez intentaba convencerme a mí misma de que estaba formando una familia en un buen hogar.

womansunshinepeople.jpg

Luego tuve otra hija, aunque probablemente no debí. Y me aseguré de que fuese la última. Yo llegaba muy cansada y tarde del trabajo, y mis días libres también estaba ocupada. Comencé a dejar de ordenar mis cosas, mi vida. Comencé a dejar mi ropa en donde no debía hasta que toda mi casa parecía mi closet. Intenté llenar mi vacío emocional con cosas materiales.

El estrés comenzó a afectarme y a alejarme de mi familia. Mi esposo, aunque estaba más que yo, parecía más un adorno del hogar que un padre. Mi hija mayor comenzó a tomar mi puesto y a criar a mis hijos. El desorden dentro de mí comenzó a arropar por completo la casa, ese lugar que quería que fuera un hogar, ya no parecía nada. Dejé de tener visitas. Mis hijos nunca llevaron amigos.

Los años me pasaron volando y yo también comencé a volar con ellos. Cada año me llevó a un lugar distinto del mundo, viajé a casi todos lados. Siempre fui sola o con amigas, nunca con mis hijos. Viajar era mi descanso de mi familia, aunque a diario no estuviera mucho para ellos. Supongo que esa era mi huida por un tiempo. Pero nunca logré huir de mí ni de lo que sentía.

travelerwoman.jpg

Mi hija mayor se casó y se fue del país. Mi hijo no me respetaba ni a su hermana menor y tuve que correrlo de mi casa por su violencia. Salvé a mi hija menor justo a tiempo antes de que acabara con su vida frente a mis ojos. Y mi esposo cada vez más ausente, nunca formó parte de nada.

Ahora me cuesta arreglarme, me pesa bañarme, no quiero limpiar ni arreglar nada, no quiero salir. Tengo tanto dolor y sólo sé esconderlo e intentar ser fuerte por todos. Ahora quiero controlarlo todo, para evitar que las cosas exploten y al menos sentir que tengo poder. Intento cuidar a mi hija, es lo único que me queda, pero cada vez se aleja más de mí. No sé comunicar mis sentimientos e intento evadirlos.

Me adentré lentamente en este vacío en el que ya no me reconozco, en el que sólo existo para estar metida en una pantalla viendo noticias que me agobian. Llevada por una inercia y un piloto automático. Este vacío en el que ya casi no como porque me pesa el alma y no tengo ánimos de cocinar. Este vacío lleno de arrepentimientos y pesares que llevo muy dentro de mí.

En este vacío del que ya no estoy segura saber cómo salir.

70000033150en_Masterfile.jpg

Sort:  

Congratulations @gabrielafranco! You have completed the following achievement on the Hive blockchain and have been rewarded with new badge(s) :

You received more than 2500 upvotes. Your next target is to reach 2750 upvotes.

You can view your badges on your board And compare to others on the Ranking
If you no longer want to receive notifications, reply to this comment with the word STOP

To support your work, I also upvoted your post!

Do not miss the last post from @hivebuzz:

The Hive community is in mourning. Farewell @lizziesworld!
Support the HiveBuzz project. Vote for our proposal!

You're welcome @gabrielafranco👍🙂

Un escrito que desnuda el alma y hace cuestionarse ¿cómo quiero vivir mi vida? después de todo, nuestras elecciones construyen nuestro camino.
Tantos casos hay como el de la protagonista de esta crónica que caminan en el vacío existencial huyendo de la tensión de cambiar.

A veces la dicha zona de confort es sólo un disfraz de un infierno profundo.

Wow, este escrito es muy fuerte y profundo y de verdad que te felicito, primero por lo valiente que eres para mostrarnos este lado de tu vida, y segundo porque así nos demuestras algo y nos hace reflexionar. Super feliz de leerte, estaré atenta a más de tus post

Gracias, Shana! Qué bueno que te gustara.

Qué difícil digerir esta historia, porque hay tanta verdad cruda que para personas sensibles (como en mi caso) es bastante fuerte; me parece que tienes una fortaleza espiritual como muy pocas personas lo tienen, lo único que debes saber ahora, es que el dolor es el mejor escudo, no huyas de él, vívelo, siéntelo, y deja que se impregne en ti y se vuelta tu armadura.

La vida es un eterno equilibrio y a veces, tenemos momentos difíciles que creemos que son eternos, pero ni la felicidad ni el dolor son eternos, y por eso debemos disfrutarlos en cada momento, porque la felicidad es deliciosa y el dolor es un cúmulo de grandes enseñanzas.

Te admiro y te extiendo una mano amiga por si un día necesitas hablar, no estás sola, tu lucha es la de muchos que leerán esta historia y te van a extender la mano, gracias por mostrarnos un pedazo de tu alma y te deseo lo mejor de todo corazón, las tormentas pasan y aunque dejen escombros, de los cimientos nacen los grandes edificios.

Dios mío, qué comentario tan hermoso. Me llegó al alma, muchas gracias :')
Y respecto a lo que dices, cada día intento aprender de cada cosa que por mi cabeza pasa para darle la vuelta e intentar dejarlo ir si no me sirve. Es rudo, pero eso es lo que nos construye a nosotros los fuertes jajajaja.

Hace poco entendí que la evasión no es la solución, entonces el dolor debe vivirse, como dices. No hay otra forma. :)
Me encantó lo de que de los cimientos nacen los grandes edificios. Buena analogía, como el ave fénix.
Gracias por comprender. Aprecio mucho todo lo que escribiste.