Paco y la dama durmiente (Cuento)

in #hive-148441last month


Fuente

 

Paco abre la puerta de su departamento tipo estudio.

Realiza sus tareas de rutina.

De repente queda sorprendido.

Su cama, situada casi frente a sus ojos está ocupada.

Un cuerpo desnudo de mujer, lánguidamente lo ocupa.

Cierra y se acerca.

Curioso, aun sorprendido y sumamente extrañado.

Solo él posee llave.

Es una morena de cabello negro, el cual, le llega un poco mas abajo de los hombros, tiene piernas largas y muslos apetitosos.

Está de medio lado.

Sin dudas duerme placidamente ya que ni siquiera se ha dado cuenta de su presencia.

Con lasciva mirada, la contempla más detalladamente.

Es un ejemplar de hembra con características definidas de gran sensualidad.

Sus senos casi invisibles porque se encuentran cubiertos por sus brazos, dada la posición, poseen pezones oscuros.

¿Cómo habrá llegado acá? ¿Quien es?

Está seguro que nunca le ha visto.

Le calcula unos 35 años.

Toca su nalga, y siente su piel suave y tibia.

En su mente el morbo intenta desplazar su sorpresa pero logra contenerlo.

-Señorita, señora.

Empuja su cuerpo buscando que salga de su estado pero solo logra que quede ahora completamente de espalda.

Puede ver su vello púbico y el monte de Venus pleno.

Un cosquilleo le corre por la espalda.

Prefiere irse al baño y tomar una ducha.

Al regreso sigue ella en la misma posición.

Contempla su pecho, y puede detectar que respira.

Suspira aliviado.

Recorre con sus dedos toda la extensión de la anatomía de ella sin obtener respuesta.

Le da unas palmadas en las mejillas sin resultados.

Su preocupación aumenta.

No siempre a un hombre se le presentan esas situaciones.


Fuente

Quizás cualquiera se hubiese desnudado y acostado con ella para disfrutar el momento.

Le da volumen al TV.

A pesar de la brisa fría que entra por la ventana, su frente es recorrida por unas gotas de sudor.

Toma el teléfono para llamar a emergencias pero se arrepiente y cuelga.

Imagina la cara que pondría el recepcionista cuando escuchara su historia, tal vez y hasta lo confundan con un homosexual.

Han pasado ya 3 horas y el cuerpo sigue inerte.

En varias ocasiones lo recorre con sus dedos y hasta se ha atrevido a tocar su clítoris.

Pero parece una momia.

Está viva porque respira pero no siente nada.

Camina de un lado a otro.

Le llaman la atención sus labios, perfectamente marcados, gruesos, apetitosos.

Coloca los suyos en ellos y la mujer abre los ojos.

Casi se muere de la sorpresa.

-Gracias.

Tartamudea.

-Qui….en…e…res.

Se sienta en la cama.

-Me llamo Carina.

-Yo Paco, ¿Cómo has llegado aquí?

-No sé.

La respuesta que le faltaba.

-¿No sabes?, te encuentro desnuda en mi cama y no sabes como entraste.

Se mira y sus ojos de sorpresa parecieran delatarle que no sabia de su desnudez.

-¿Qué me has hecho?

Casi se le saltan los ojos.

-¿Yo? Nada, mejor dicho casi nada….

-¿Dónde está mi ropa?

-No sabes tú, ¿Por qué supongo que no entraste desnuda?

El frío ha hecho endurecer sus pezones.

-No recuerdo nada, solo mi nombre.

-Ahora me dirás que eres un fantasma o que vienes del futuro como esas películas de ciencia ficción.

-No sé.

Camina hacia la ventana, toma aire y al volverse ella sigue sentada en la cama.

-Mira, no sé cuál es el juego, pero supongo que tienes algún plan.

No se inmuta, sin dudas intenta recordar algo sin éxito.

-No, solo recuerdo que bebí algo y una voz me dijo que solo despertaría cuando alguien que pudiera verme sin querer tener sexo conmigo me besara.

“Al demonio” piensa.


Fuente

-¿Te has visto al espejo? ¿Crees que exista algún hombre que no quisiera tener sexo contigo al verte desnuda? Creo que te engañaron, ¿O me crees homosexual?

-No, pero no te has aprovechado de mí.

-También te equivocas, te toqué todo el cuerpo, incluso el sexo y tuve que bañarme para no hacer lo que cualquier hombre hubiera hecho.

-Te das cuenta, no eres como cualquiera.

No sabía si alegrarse por el halago o gritarle algún improperio.

-Bueno, eso no importa, lo que quiero sabes es que vas a hacer.

“Porque hay muchas cosas ricas que podemos hacer” dice para si.

-¿Qué me propones?

¿Proponer? A una atractiva mujer desnuda en la edad de la plenitud y con curvas como para estrellarse, ¿Qué puede proponerle un hombre?

Se queda silencioso.

-No sé donde vivo ni tengo donde, no tengo ropa ni conozco nada.

-Bueno, te puedes quedar acá.

Se levanta, lo abraza y le da un beso en la mejilla.

Su cuerpo ahora no está tibio sino cálido.

-Debes tener amnesia, a lo mejor y pronto recuerdas todo.

Ella camina hacia la puerta y puede detallar sus nalgas.

Sin dudas, paga una penitencia por algo, resume él.

-Pero hay un problema.

-¿Cuál?

-Solo hay una cama y duermo desnudo.

No se inmuta ni sorprende.

-No importa.

Se sirve un trago de whisky doble que le incendia hasta el duodeno.

Esta casi a punto de tener una eyaculación.

Cierra los ojos.

-Tal vez sea una bella durmiente moderna.- le dice ella.

-Y yo un príncipe mendigo- se burla él.

Mira el ombligo de ella.

Intenta ver de qué color son sus ojos pero no lo logra.

-Creo que mejor me acuesto.

-Si lo prefieres así, nos iremos a dormir.

Apaga el regulador de voltaje del computador y todo desaparece.

Cada vez son mas reales esas comunicaciones, la cámara Web y los audífonos micrófonos son capaces de hacer travesuras.

¿Cuándo inventaran la teletransportación?

“Ojalá la consiga de nuevo mañana” es su ultimo pensamiento antes de que el sueño lo venza.

 

baner joseph1956 1.jpeg

Sort:  

Que inesperado final, yo me creí una Disney moderna. Saludos y como siempre excelente

Loading...

Felicitaciones, su publication ha sido votado por @r2cornell. También puedo ser encontrado en nuestra comunidad de colmena (https://beta.steemit.com/trending/hive-152200) y (https://peakd.com/c/hive-152200/created) así como en mi servidor de discordia ubicado en: https://discord.gg/EjQxYgq

Curado manualmente por @r2cornell

r2cornell manual curating.png