¿Cuánto Dura un Segundo? - Un verdadero Segundo

in #hive-14844128 days ago (edited)

¿Cuánto Dura un Segundo?

image.png
Fuente


Un verdadero segundo.

¿Cuánto dura?

¿De qué depende?

¿O de quién?

Un segundo puede durar lo mismo que un suspiro, o el tiempo que tarda una chica en decirle: “si, acepto” al chico que espera nerviosamente de rodillas frente a ella.

Un segundo contiene más que tiempo: contiene energía y un sinfín de pensamientos ligados con sentimientos. El concepto del tiempo es más abstracto de lo que todos pensamos y llegaremos a conocer realmente.

Este es más que una línea que se pierde.

El tiempo no se siente, se desvanece, a veces, no te das cuenta que lo pierdes hasta que es demasiado tarde. Por otro lado, en un segundo,un verdadero segundo,puedes notarlo todo.

En un segundo se rompen corazones, se pierden amistades, o te logras meter en un vaivén de problemas.

En un segundo dicen tu nombre en un auditorio antes de entregarte el diploma por el que tanto te esforzaste por años. Sin embargo, en un segundo también se pierden todas las esperanzas de todas las noches que pasaste durmiendo en los asientes de un hospital.

Sentimos eternos, lentos y desesperantes los segundos que tarda un bebé en nacer, o un bizcocho en crecer en el horno.

En segundo pueden morir las mariposas en el estómago, pero en segundos también nacen nuevas de ellas.

Los segundos pueden contenerlo todo, o no tener nada. Pueden darte felicidad, o llegar vacíos y llevarse fragmentos de ti con ellos.

Son impredecibles, efímeros, alteran tu ritmo cardíaco o lo detienen pausadamente.

Te acaricia el cabello y luego de apuñala de frente.

Los deseas, les temes, los disfrutas y sufres.

Un verdadero segundo dura lo que tú quieras que dure, o lo que tarda en escaparse de tus manos.

Un verdadero segundo significa lo que sientes mientras transcurre —y el tiempo que te tardará superarlo, volverlo agridulce, encantador o fracaso—.

Los segundos son eternos en tu mente, en tu corazón, y absolutamente nada en el mundo exterior.

Los segundos, para ti, no duran lo mismo que para otros.

Es egoísta considerar que, porque todos vivimos en el mismo planeta, las situaciones nos atraviesan de igual modo a todos, al mismo tiempo, con la misma cuchilla y sangrando las mismas gotas.

Nadie alrededor del mundo vive y siente exactamente igual que otro, entonces: ¿por qué nos esforzamos en decir lo contrario?

Un verdadero segundo.

Un verdadero segundo puede detener el mundo, la vida, los pensamientos.

Un verdadero segundo se siente como un soplo de aire fresco, o como fuego que se extiende a lo largo de todo tu cuerpo.

Un verdadero segundo te alza y te desploma sin detenerse, te cambia la perspectiva y te desprende los sentimientos desde adentro.

Los segundos —los instantes con sabor a nada—, contienen un abanico de posibilidades que, de no notar al momento, se pierden entre el aire. Y, aunque nunca podrás sujetarlos entre los dedos, puedes sujetarlos en tu mente.

Puedes contenerlos, coleccionarlos, desempolvarlos y reproducirlos una y mil veces hasta que te sientas satisfecho, o menos contento. Por eso —y por otro montón de razones que de mencionarlas haría de este relato aún más extenso—, siempre diré que un verdadero segundo es eterno, que a través de tu mente y de lo que sientes puedes convertirlo en historia, en mantra, en karma.

Un verdadero segundo se transforma y te cambia en el proceso.

Un verdadero segundo eres tú y lo compone el tiempo que deambulas en el mundo, entre lo vivos y rozando a otros segundos.

Haz que tus segundos duren lo que quieras que duren, haz que tus segundos valgan la pena.

MILYSTORIAS.jpg


Pierwotnie opublikowano na Un Boulevard de Sueños. Blog na Hive napędzany przez dBlog.