Marcus Compró un Rifle (Relato)

in Literatoslast year

Siempre quiso tener uno, y tras ahorrar mucho pudo conseguir el más barato que había en línea.


Las semanas previas al arribo del arma estuvo muy ansioso, en parte por la emoción y en parte porque no quería que su esposa se enterase de que había comprado un arma que muy posiblemente jamás usaría. Marcus no vivía en EE.UU., así que el tramite para obtener el permiso de posesión de armamento le costó un poco más obtenerlo; casi desiste, pero fiel a su carácter necio y testarudo, heredado de su madre, siguió adelante y obtuvo su permiso para un rifle de caza a espaldas de su familia.


Foto por Alex Andrews en Pexels


Estuvo días al tanto de todos los vehículos que cruzaban frente a su hogar por si era el camión repartidor. Para su mala suerte, el paquete llegó en medio del recital de piano de su hija. La notificación en su teléfono le hizo saltar del asombro. Maquinó mil y una piruetas mentales para confundir a su mujer y convencerla de que él debía irse a la casa, ella acepto más por hartazgo que por convencimiento.


Cuando el hombre llegó vio el paquete reposando bajo la puerta y tuvo que reprimir un grito de alegría. Tomó la caja y la llevo al cobertizo, su santuario personal. Se quedó unos minutos observando el artilugio barato (y usado) como si fuese un tesoro. Un mensaje de su mujer pidiendo que le recogiesen le sacó del trance. Cuando fue por su mujer y su hija no podía quitar la sonrisa estúpida de su rostro, sospechosa para su mujer y graciosa para su hija.


Foto por Zachary DeBottis en Pexels


Tras el jubilo inicial sobrevino la depresión, debido a que en esencia, el arma era completamente inútil. No era que funcionaba mal, sino que todo ese potencial destructivo del arma se desperdiciaba día tras día sin cumplir su verdadero objetivo oculto. A Marcus no le bastaba con gastar cargadores en una galería de tiro, tampoco tenia la posibilidad de cazar, siendo citadino. El no lo admitiría de boca, pero su objetivo, la razón de aquella compra tan impulsiva, era simple: una fantasía de poder, poder dispararle a alguien en la cara... en defensa propia.


Foto por Pixabay en Pexels


Desde muy joven siempre quiso tomar un arma y acribillar a centenares (en defensa propia), acabar con sus enemigos de uno en uno (en defensa propia), hacer atravesar una bala entre las cejas de su objetivo (en defensa propia). Quería ser un héroe como Rambo, Jhon Wick o cualquier de esos tipos con cientos de armas encima (que usaban en defensa propia). La imposibilidad de cumplir su fantasía lo desquiciaba, le hacia sentir inútil y poco hombre. El Rifle, que muy orgullosamente lucia colgado como trofeo en su cobertizo, acumulaba más y más polvo...



Su esposa ya no le aguantaba, así que lo envió de vacaciones donde su suegra, Doña Remedios.

Tenía décadas sin verla ya que el carácter de él y ella eran incompatibles, la anciana no era un hueso duro, sino lo que le sigue: una piedra o un trozo de tungsteno imposible de tan siquiera rayar. Doña Remedios (o Remy, como le llaman sus amigas del Poker), nunca fue una mujer maternal, era más de viajar mucho y vivir su vida a costa de sus ex esposos y al margen de sus hijos, lo que hizo que se volviera casi una extraña para ellos y sus nietos. Pese a ello, Marcus le tenia algo de cariño, de ese se que surge con la distancia y el tiempo.


Foto por RF._.studio en Pexels


Cuando llegó a la casa fue recibido casi como un intruso. No se quedó muchos días, pues a la señora le molestaban las visitas. Marcus intentó apelar al sentido maternal que quizá se alojaba en la capa más profunda de la Doña. Le dijo que tenia un problema, sin especificar, diciendo vagamente que quería "Lograr obtener algo". La señora, al principio desinteresada, levantó la ceja con algo de interés. Solo le entregó una tarjeta con una dirección de internet impresa y le dijo que allí "Encontraría quien se encargaría de eso".


Foto por Pixabay en Pexels


Cuando Marcus regresó lo primero que hizo fue entrar a la pagina con una VPN, por si acaso. La pagina no tenia mucho, solo un titulo: "Royal Flush", y un cuadro de entrada de texto que decía "¿Qué necesitas que obtengamos para ti?".

Haciendo una búsqueda rápida Marcus descubrió que "Royal Flush" era un grupo de ladrones internacionales buscados por la INTERPOL, la DEA, La CIA, El FBI y la KGB. Hacia décadas realizaban robos de todo tipo y nunca habían sido detenidos. Marcus concluyó que su madre quizá los había contratado para robarle a alguno de sus ex esposos en el pasado.

Se quedó pensando por un buen rato hasta que le llegó una idea demencial pero, a sus ojos, "brillante": Los contrataría para que se infiltraran en su casa y los abatiría con su Rifle (en defensa propia), quedando como un héroe internacional.


Foto por Harrison Haines en Pexels


¿Qué le hizo pensar que seria buena idea? quizá la falta de sueño por estar navegando en la madrugada. De todos modos se puso en marcha, indicó cual seria la misión, la dirección y la fecha para hacerlo. Pedían un primer pago por adelantado, el cual Marcus pudo realizar sacrificando los ahorros universitarios de su hija.

Al cabo de unas horas recibió un correo confirmando la petición.



Marcus volvió a ese estado eufórico previo a la compra del Rifle, su mujer ya no sabia si lo soportaba menos ahora o cuando estaba desganado.

Se la pasaba dando vueltas al cobertizo y fantaseando con el momento en que saldría de allí con una patada y enarbolando orgulloso su arma. Pasó más tiempo en la galería de tiro, revisó las posibles entradas a su casa, incluso se puso a jugar Fortnite y Call Of Duty a forma de simulacro.

Y así llegó la noche del robo...


Foto por Maurício Mascaro en Pexels


Marcus no podía dormir, temblaba tanto de la emoción que su mujer lo mandó al sofá, cosa que le venia de perlas, ya que estaría más cerca del cobertizo. Oyó un vehículo estacionarse cerca y supo que eran ellos.

Se escabullo lo mejor que pudo hasta llegar al cobertizo, tomo el arma y empezó a cargarla con torpeza en la oscuridad.

Alguien se estaba acercando, por lo se dio mucha más prisa, y cuando tuvo el arma lista, se paró y procedió con intenciones de patear la puerta y salir, pero su pie falló en la oscuridad y perdió el equilibrio.

Chocó contra la puerta, abriéndola, y cayó afuera en el césped y sobre el Rifle, el cual se disparó...


Foto por Cottonbro en Pexels


Tras esperar unos segundos y cerciorarse de que no había muerto, notó que un cuerpo había caído frente a él, no parecía dar signos de vida. Las luces de la casa y de todas las demás casas del barrió se prendieron en sucesión. La esposa de Marcus le vio afuera y preguntó histérica de donde rayos había sacado él un arma. Entonces los intrusos salieron y al ver el otro cuerpo junto Marcus exclamaron con horror: "¡Remy!"...

Y Marcus se quedó paralizado.



Lo había logrado, había atrapado a las legendarias ladronas "Royal Flush" de las cuales Doña Remedios era la Líder.

Todas eran septuagenarias retiradas dedicadas a gastar sus millones robados y a jugar al Poker. Pero que, aburridas de la jubilación, quisieron revivir sus años de juventud, así que le pidieron al nieto de una de ellas que les crease su pagina web para recibir trabajos, y este robo iba a ser el primero en años, pero resulto ser el último.


Foto por Somchai Kongkamsri


Marcus fue felicitado por todas las autoridades posibles, los agentes de inteligencia le pedían su autógrafo, hasta recibió centenares de cartas en Ruso que nunca supo que decían pero infería que eran felicitaciones.

Le invitaron a programas de entrevistas, fue contactado para dar charlas, escribir libros, hacer películas de su experiencia, incluso la Asociación Nacional del Rifle de Estados Unidos lo puso como cara del movimiento para armar más a la población; pues se había convertido en la personificación del armamento justificado por Defensa Propia.

Acumuló millones en muy poco tiempo sin hacer realmente nada, dinero que ayudó a reponer los ahorros universitarios para su hija y mantuvo a su esposa contenta sin que discutiera por qué demonios tenia un arma en la casa.



Después de toda la fanfarria y tras la ultima entrevista en televisión, Marcus rompió su Rifle.


Foto por Anna Shvets en Pexels


By NONE

Si has leído hasta aquí, de corazón Muchas Gracias.

Si lo consideras de valor, por favor compartelo, y Un Voto Siempre Será Gratamente Recibido.

Te Invito a Visitar Mi Blog Personal, donde publico aun más contenido regularmente.

Hasta pronto y Que Dios Te Bendiga.


Banner.jpg