Ficticios - Obra en un acto

in Templolast year


Fuente

 

Se abre el telón.

 

El escenario es un libro abierto, donde se pueden ver dos hojas.

Desde cada una de ellas salta una persona.

Una va vestida de astronauta y la otra de vaquero.

Se miran a la cara sorprendidos.

 

ASTRONAUTA: -Hola

VAQUERO: - Hola

ASTRONAUTA: ¿Cómo estás?

VAQUERO: - ¿Bien y tú?

ASTRONAUTA: Bien gracias. ¿Sabes cuál es el colmo de un soldador?

VAQUERO: - No, no lo sé

ASTRONAUTA: Tener un hijo soldado

ASTRONAUTA: - ¿Y el colmo de nosotros los astronautas?

VAQUERO: (Después de pensar unos segundos) No sé

ASTRONAUTA: Llegar a Marte un miércoles

VAQUERO No son buenos tus chistes:

ASTRONAUTA: No son chistes, nada es real, tú y yo tampoco lo somos

VAQUERO: (Con gesto de duda) - Espera... ¿Cómo no podemos ser reales? Yo te veo, las personas que están acá nos ven.

Pausa

VAQUERO (Dirigiéndose al público) ¿Nos ven?

Pausa mientras responden.

VAQUERO; ¿Te das cuenta?

ASTRONAUTA: No nos ven, nos imaginan, salimos de ese libro (señalándolo) somos personajes de unos cuentos que están escritos en él y cuando regresemos allí desapareceremos

VAQUERO: -¿Y si no volvemos y nos vamos.

Intenta salir del escenario pero una pared invisible se lo impide.

ASTRONAUTA: No lo entiendes, estamos aquí porque alguien está leyendo el libro donde tú y yo aparecemos, cuando termine de hacerlo y lo cierre, queramos o no regresaremos allá.

VAQUERO – ¿Y siempre será así?

ASTRONAUTA; -Así es.

VAQUERO: ¿Y dónde está la gracia?

ASTRONAUTA: En que sin nosotros no existiría el libro y somos producto de la imaginación de quien lo escribió.

VAQUERO; ¿Por toda la eternidad?

ASTRONAUTA: (Pensando) Quizás sí, porque nunca nos ponemos viejos, ya ves que Caperucita tiene siglos y sigue siendo una niña.

VAQUERO: No me parece justo.

ASTRONAUTA: Deja de ser tan fatalista, y disfruta los momentos. ¿Cuál es el colmo de un sordo?

El vaquero no responde, camina de un lado a otro del escenario.

ASTRONAUTA: Que le dediquen un minuto de silencio.

VAQUERO: No me parece gracioso

ASTRONAUTA: No te rías entonces, pero piensa que podemos ser eternos.

VAQUERO (Dudoso) ¿Eternos? Pero si solo podemos hablar unos minutos.

ASTRONAUTA: Unos minutos cada vez que nos lean, eso es como si estuviéramos en un planeta a eones de distancia.

VAQUERO: ¿Qué son eones?

ASTRONAUTA: No me acordaba que tú eres antiguo, después te lo digo, están por cerrar el libro y debemos despedirnos.

VAQUERO. -¿De quién?

ASTRONAUTA: De esta gente que nos permite vivir en su mente.

El Astronauta hace una reverencia y el vaquero lo imita.

Se escucha el ruido de un libro que se cierra y entre una cortina de humo ambos desaparecen.

 

Cae el Telón.

.