✿LOS SECRETOS DE JAPÓN✿ La iniciación de una geisha.

in #spanish3 months ago

GEISHAS1.jpg

Cada año, justamente el 16 de agosto a las 8 de la noche los habitantes de Kyoto antigua capital imPerial de Japón (hasta1868) celebran el “Daimonji gozan no Okubiri” –“El fuego de campo sobre la colina”- que consiste en prender gigantescas fogatas en el monte Nyoigadake, en homenaje al señor buda. Lo interesante de estos fuegos controlados y artísticos es que trazan inmensos y hermosos ideogramas en japonés. Que juntos forman la palabra grande, este es el inicio de una jornada que se lleva a cabo el día siguiente para conmemorar la procesión que se organizó en el siglo IX quien el sacerdote del santuario de yasaka hoy en el barrio de Gion organizo con la intención de eliminar una epidemia de peste que arrasaba con la ciudad.
──────────────────────────♡───────────────────────────

downloaddaimonji.jpg
Fuente

Precisamente el 17 de julio de cada año es conocido como el “Gion matsuri” en esta celebración los habitantes de Kyoto transportan en el lomo pesados palanquines hasta el santuario antes mencionado, en este caso solo los hombres tienen autorización para cargar con el bulto sagrado que lleva dentro de un amplio manto rojo, unas pesadas estructuras de madera en forma de tabernáculo que ocultan manuscritos religiosos antiguos.
La indumentaria de cada portador no a cambiado desde el siglo IX: vestidos de blanco, calzan sandalias de cuerda, en la frente ceñida de una cinta blanca como símbolo de pureza. Los portadores pertenecen a una cofradía con grado de iniciación muy parecido al de las artes marciales- llevando cinturones de diferentes colores- entre esta y muchas de las tradiciones de Kyoto que nos demuestra antiguas tradiciones como la de las “Geishas”.


download (1).jpg
Fuente

Concentradas en el barrio de Gion -donde se encuentra el santuario shintoista de yasaka- aquí organizadas como prácticamente una sociedad secreta en la cual una parte aun obedece a reglas muy estrictas intransgredibles. Se cuenta que muy tarde en la noche cuando las “Geishas” vestidas con esplendidos kimonos de colores vivos donde predominan el color rojo y el dorado, con su clásico peinado y un estuche sosteniendo un instrumento musical en forma de viola entre el brazo y calzadas con su tradicional “pokkuri” o zapatos de madera sobre dos zócalos emprenden el camino que las llevan a diferentes lugares secretos de “rendez-vous” generalmente cuando no son restaurantes o bares, son unas casa de madera que sacrifican la milenaria tradición nacida em los albores del imperio del sol naciente y que hoy dia solo unos privilegiados pueden darse el lujo de rendirle un consecuente y privado homenaje.


geisha1-gion-427x640.jpg
Fuente

LA INICIACIÓN

La tradición de las Geishas aun hoy día sigue pautas muy rígidas generalmente el oficio pasa de madres a hijas… Empezando la iniciación muy temprano en la vida alrededor de los 7-8 años. Las “maikos” o aprendices “Geishas” como una de sus pruebas principales es la de ser capaz de caminar sobre una hoja de papel de seda que cubre un tatami sin arrugarlo y sin hacer ruido, lo que influye en una gracia casi eterica. Luego de esto la familia debe pensar en buscar un “protector” que podrá costear los estudios en una de las decenas de escuelas reconocidas para enseñar “el arte de la Geisha” lugares muy selectos donde se aprenden leyes y conocimientos de la vida como de la naturaleza humana es algo muy parecido a lo que hoy se podría tomar clases de modelos profesionales, entre hablar caminar, cantar recitar, componer poesía, maquillarse, tocar instrumentos de música, saber vestirse según las circunstancias, saber relacionarse etc.
Todo esto es solo una parte que implica el proceso de transformación, puede que una de las pruebas más duras es la que consiste en blanquearse la piel que en realidad es la aplicación permanente de un polvo a base de cobre que de hecho impide la correcta irrigación y respiración de la piel, lo que ocasiona en condiciones naturales un envejecimiento temprano de la piel.

download (2).jpg
Fuente

Cada cierto tiempo las “maikos” son llevadas a hacer sus pruebas en una de estas casas de madera de Gion, bellamente decoradas y rodeadas de ornamentales jardines y consagrado paisajismo durante siglos. En esta casa los “protectores” esperan recibir las demostraciones de arte que consisten en encuentros muy bien planeados en donde se sirven pasapalos, sake, y el tradicional té. Todo ello con la Geisha sentada entreteniendo al visitante. Luego se canta, se baila se actúa teatralmente. Lo particular del oficio es que generalmente las Geishas tratan en terreno discreto o conocido, las casa de cita o bares no admiten desconocidos todos son honorables… muchos de los clientes son de hecho empresarios o políticos que luego del trabajo programan estos encuentros para finiquitar asuntos o cerrar negocios y consagrarse en la compañía de estas damas de compañía tradicionales.
Para finalizar y con esto hago énfasis en que las Geishas no tienen nada que ver con las trabajadoras sexuales, en este sentido son mucho más cercanas a las antiguas cortesanas de las cortes europeas que es un buen detalle para no confundir.

Adaptación e investigación hecha por Diego Rojas.
Tomada de la revista impresa CABALA año 98.