Que entre rumores no te veas [ESP-ING]

in Holos&Lotuslast month


Al leer la invitación de @charjaim a participar en la iniciativa- 22 de su columna esa vida nuestra, titulada: La clínica del rumor lo primero que vino a mi mente fue esa dinámica que tantas veces la aplique a mis alumnos y otras tantas que me la aplicaron en diversos cursos y talleres.

Mis labios encontraron la sonrisa al recordar cómo nos daba gracia escuchar a los compañeros decir cosas que nosotros no habíamos escuchado, el mensaje a lo largo de la cadena de oídos se iba transformando en algo completamente distinto, lo más interesante era cuando se llegaba al final y el facilitador-docente leía el texto original, las carcajadas nos paraban.

El objetivo principal de la dinámica era abrir un espacio de discusión sobre la distorsión de los mensajes y como esta situación puede afectar las relaciones interpersonales, pero en ello también hay otro aspecto muy importante sobre el rumor y es cómo nos afecta a nosotros mismo cuando nos convertimos en vocero o escucha de los rumores.

Más allá de que la base de la información sea verdadera o falsa, los rumores tienen la particularidad de crear zozobra, expectativas y llevarnos a sus emociones aliadas: ansiedad, angustia, preocupación, estrés, porque tampoco importa, que la información sea positiva o negativa, al estar conscientes de que puede ser una cosa o la otra ya nos pone en el camino de no saber que esperar y a partir de allí hacer conjeturas que, por lo regular tienden a ser, “realidades aumentadas”.

Ayer, por ejemplo, recibí este mensaje en mi WhatsApp, viene de una amiga que forma parte de un grupo de docentes jubiladas.

Todas las del grupo conocemos la afición de esta amiga por recolectar y pasar información sin verificar y aunque en reiteradas ocasiones se le ha hecho la observación “para que se deje de eso”, ella ni se inmuta, los sigue pasando, por lo que hemos optado por dejarla en su mundo, solo que ninguna se une a sus comentarios.

Porque el asunto no está en sí, la información es verdadera o falsa, sino en el comentario de ella “Esperemos que los montos sean ciertos” que introduce la duda de la información, transformándolo en un rumor.

Yo no sé si en el resto del mundo la información viaja de la misma manera, pero nosotros acá en Venezuela, por un lado, vivimos entre rumores y por el otro invalidamos mucha información, pues la experiencia nos ha enseñado que gran parte de lo que se dice dentro de la dinámica política, económica, social no se corresponde con la vivencia o mejor dicho cada quien hace su interpretación de acuerdo a lo que vive. Pienso que esta es una manera de derrumbar los rumores, en lo personal, en este aspecto de las informaciones, me anoto en la máxima “ver para creer” y veo cuando haya algo que ver.

Claro, esto no quiere decir que en algún momento no me deje llevar por un rumor, les comento una experiencia. Hace aproximadamente año y medio, en el sector donde vivo hubo un deslave de la montaña, el río arrasó con muchas casas y agarró cause por la avenida principal, todos estábamos aterrorizados, todos los vecinos salimos a la calle y si podíamos ayudar en algo lo hacíamos.

Al día siguiente, ya con las aguas más calmadas y con el personal militar, defensa civil y otros entes gubernamentales, fuimos viendo los destrozos causados. El sentir general era de pesar y miedo, sin embargo, muchas personas no querían retirarse de la zona más afectada, obstruyendo el trabajo de los funcionarios.

A algún genio se le ocurrió que la manera para dispersar a las personas y volviesen a su casa era tocando una sirena y gritando que venía otra crecida de río. Se podrán imaginar lo que ocurrió: la gente despavorida gritaba y corría como el día anterior. Cuando escuché nuevamente ese sonido de terror, me asusté muchísimo y más cuando mi hermana desde el techo de su casa me gritaba que venía otra crecida, mi esposo y yo corrimos a montarnos en nuestro techo a esperar la avalancha.

Todo fue una falsa alarma que creó un pánico colectivo, aun cuando nadie veía nada todos reaccionamos como que venía algo, nos dejamos llevar por una información falsa emitida desde la “autoridad” que generó un rumor que pudo haber causado mucho daño.

Definitivamente, crear rumores y hacerse eco de ellos, desde todo punto de vista, “es nocivo para la salud”.

In English

Don't get caught up in rumors

When I read @charjaim's invitation to participate in the 22nd initiative of his column that life of ours, entitled: [The Rumor Clinic] (https://peakd.com/hive-131951/@charjaim/esa-vida-nuestra-iniciativa-22) the first thing that came to my mind was that dynamic that I applied so many times to my students and so many others that were applied to me in different courses and workshops.

My lips found a smile when I remembered how funny it was to hear my classmates say things that we had not heard, the message along the chain of ears was transformed into something completely different, the most interesting thing was when we reached the end and the facilitator-teacher read the original text, the laughter stopped us.

The main objective of the dynamic was to open a space for discussion about the distortion of messages and how this situation can affect interpersonal relationships, but there is also another very important aspect of rumor and how it affects us when we become a spokesperson or listener of rumors.

Beyond the fact that the basis of the information is true or false, rumors have the particularity of creating anxiety, expectations and lead us to their allied emotions: anxiety, anguish, worry, stress, because it does not matter whether the information is positive or negative, being aware that it can be one thing or the other already puts us on the road of not knowing what to expect and from there to make conjectures that usually tend to be "augmented realities".

Yesterday, for example, I received this message on my WhatsApp, it comes from a friend who is part of a group of retired teachers.

All of us in the group know this friend's penchant for collecting and passing on unverified information, and although she has been repeatedly told "to stop that", she doesn't even flinch, she keeps passing them on so we have opted to leave her in her world, only that none of us joins her comments.

Because the issue is not in whether the information is true or false, but in her comment "Let's hope that the amounts are true" that introduces the doubt of the information, transforming it into a rumor.

I do not know if in the rest of the world information travels in the same way, but here in Venezuela, on the one hand, we live among rumors and on the other hand we invalidate much information, because experience has taught us that much of what is said within the political, economic, social dynamics does not correspond with the experience or rather each one makes his interpretation according to what he lives. I think this is a way to demolish the rumors, personally, in this aspect of the information, I sign up for the maxim "seeing is believing" and I see when there is something to see.

Of course, this does not mean that at some point I do not get carried away by a rumor, let me tell you an experience. About a year and a half ago, in the area where I live there was a landslide in the mountain, the river swept away many houses and caused the main avenue, we were all terrified, all the neighbors went out to the street and if we could help in any way we did it.

The next day, when the waters were calmer and with the help of military personnel, civil defense and other government agencies, we saw the damage caused. The general feeling was one of regret and fear, however, many people did not want to leave the most affected area, obstructing the work of the officials.

Some genius came up with the idea that the way to disperse the people and get them to return home was to play a siren and shout that another river flood was coming. You can imagine what happened: people were screaming and running in terror, just like the day before. When I heard that terrifying sound again, I got really scared and even more so when my sister shouted from the roof of her house that another flood was coming, my husband and I ran to get on our roof to wait for the avalanche.

It was all a false alarm that created a collective panic, even when no one saw anything we all reacted as if something was coming, we let ourselves be carried away by false information issued by the "authority" that generated a rumor that could have caused a lot of damage.

Definitely, creating rumors and echoing them, from every point of view, "is harmful to health".

Translated with www.DeepL.com/Translator (free version)
Fuente de imágenes: Archivo personal

separador-rojp-800x5.jpg

pie 800.jpg

separador-rojp-800x5.jpg

MIS REDES SOCIALES

face-cir.pnginstagram-cir.pngtwiiiter-circulo.png

separador-rojp-800x5.jpg

logohivevenezuela200.png


logo lotus 250.jpg

separador verde.jpg

Pie de pagina. definitivo.jpg
Be Entrepreneur

Sort:  

También he utilizado un sin con de veces esa dinámica con mis estudiantes y otras actividades y justamente la uso con la intensión de llevar a la reflexión como los rumores y la lengua puede ser un arma poderosa que rompe hasta las mejores relaciones, por ello debemos ser sabios y muy prudente antes de emitir un comentario y hacer un eco profundo en otros.
Un abrazo 🤗 mi estimada @damarysvibra

Muy cierta su reflexión. Creo q lo peor de todo es dar crédito y sobretodo difundir la información sin tener constancia de su veracidad.

Dios! Ese último caso debió ser terrible amiga. Correr la voz con ese tipo de eventos es muy peligroso. Pero también lo viví aunque de otra manera. Cuanto daño hacen los rumores.

Hola, qué gran susto, eso de la sirena, para alertar que viene una creciente, es algo mal intencionado, a cualquiera le pudo haber dado un infarto, gracias a Dios no paso nada, muy cierto que la información debe ser verificada, pero en el caso anterior, había que actuar rápido.

Que alguien ya esté consternado, asustado y preocupado y le caiga un rumor de ese tipo es como para que le ocasione un mal mayor, muy irresponsable la medida, quedarán los aprendizajes.

La gente suele agregar unas coletillas con suspicacias a los rumores que riega, lo he observado bastante.

Saludos y abrazos.