The Rusted Castle | The Garden [ESP/ENG]

in Writing Club4 months ago

Fuente: Pixabay


El Jardín

Eran cerca de las cinco de la mañana cuando desperté de un profundo y caluroso sueño, mi cabeza sudaba como si de un maratón se tratase. Puede ser el efecto de la fiebre o del calor de verano, aunque lo que os contaré pueda parecer fantasía, lo he vivido en carne propia.

Aquella seda verde bajo mis pies parecía sacada como de un cuento de hadas, una cálida brisa del este rozaba mi mejilla mientras el canto de un ave jamás vista se acercaba a lo lejos de un viejo castillo. Aún hipnotizado por aquella esbelta criatura de enormes alas doradas y pecho cobrizo, escucho una voz ronca y grave como el croar de una enorme rana, aunque para mi sorpresa se trataba de una adorable ardilla silvestre.

─No eres el primero ni el último en cruzar este jardín ─exclamó la ardilla.
─Algo si debo advertirte antes de que sigas el camino ─prosiguió ─, pasado el crepúsculo, criaturas espeluznantes que no has visto ni en tus peores pesadillas llegaran para atormentarte y hacerte regresar el camino.

Por un instante pensaba en qué podría ser más espeluznante que una ardilla parlante, es decir, seguramente estoy dormido y todo esto es obra de mi creativo subconsciente. El ave, que además tenía una cresta como llama amarilla y naranja, de pico achatado y patas largas, seguía su vuelo en mi dirección, pero este parecía venir a tal velocidad que le tomaría varios minutos llegar a nuestro encuentro.

Esos breves segundos de atención en el ave fueron suficientes para que la ardilla desapareciera de mi vista, es posible que lo haya imaginado tal vez. En este punto se estarán preguntando como he llegado hasta este jardín tan peculiar, algo que con total certeza no logro recordar. Lo último que recuerdo es que tomé un vaso de leche y una catalina, este es una especie de panecillo hecho a base de harina y papelón que es una especie de panela de caña de azúcar, esta galleta es típica en nuestro país y mi abuela suele elaborar una buena cantidad todos los fines de semana, de esta nos da una por la noche antes de ir a la cama; luego de eso aparecí en este extraño jardín.

Fuente: Pixabay
A pocos metros de mi ubicación se encontraba una vieja carreta de madera y metal que parecía estar abandonada desde hace muchas décadas. En uno de sus costados tenía una vieja y oxidada placa que tenía inscrita la siguiente frase: "El camino es tan largo o corto según vuestros ojos deseen mirar".

Por un momento no presté atención, sino hasta el momento que viré hacia el cielo y el ave del comienzo parecía estar en el mismo punto desde hace ya varios minutos. El aire era más denso de lo común, debo admitir, aunque fuera de eso todo parecía ordinario, volteé a mirar nuevamente aquella carreta y pensar en el mensaje que tenía inscrito sin parar de caminar ni un segundo.

El ave jamás estuvo tan lejos, solo intuí que faltaba algo de tiempo para que llegara hasta mi ubicación.

Fuente: Pixabay
Al volver la mirada nuevamente hacia el camino, había oscurecido y el ave con cresta de fuego posaba sobre una elegante farola dorada, justo frente a mi nariz. Inclinó su cabeza con sutileza hacia el centro de la farola de ornamentadas lámparas y como por arte de magia, hermosas llamas doradas iluminaron el área en el que nos encontrábamos el ave y yo.

El ave alzó el vuelo y en término de cinco segundos ya habría desaparecido de mi visión, solo éramos aquel espléndido faro y mi deseo por llegar con prontitud al viejo castillo de puertas oxidadas; no podía dejar de pensar en aquello que me había dicho la ardilla al comienzo del jardín, las piernas empezaban a temblarme de pavor.

El faro, al igual que la carreta, tenían una placa con un mensaje, aunque en esta oportunidad estaba inscrita en letras doradas con un brillo peculiar que su propia luz le brindaba. "La luz de una lámpara solo te permite mirar el lugar donde te encuentras, si quieres ver más lejos cierra los ojos y deja que sean vuestros oídos quienes guíen". ¿Cómo podría caminar a ciegas?, qué absurdo e inútil mensaje han dejado en esta farola, continué mi camino tomando una pequeña lámpara al pie de la farola, pero la negrura de aquella noche me hacía sentir en el espacio exterior; no lograba ver más allá de mis pies el mismo camino pedregoso que parecía un sendero sin fin.

Fuente: Pixabay

Una fuerte brisa me azotó esta vez tirando de mis manos la lámpara, al instante se apagó y me dejó en total penumbra, era la espesa oscuridad y mi terror a lo que en ella pudiera habitar.

Pasaron poco menos de dos minutos para que mi vista se adecuara a la oscuridad, más aún mi temor se acrecentaba en mi pecho, la saliva parecía evaporarse de mi lengua y en mi garganta un nudo trataba de asfixiarme. De repente logro ver muy cerca de mí una silueta como de un hombre con enormes alas de murciélago, su mirada brillaba en la oscuridad, unos blancos y afilados dientes me sonreían como si me invitase a tomar asiento.

Aquel espectro, o lo que fuera, dio media vuelta y con sus dedos de uñas afiladas apuntaba hacia una tenue luz a través de la espesa neblina que se habría formado al momento, volvió la mirada nuevamente hacia mí para esbozar nuevamente su maquiavélica sonrisa de satisfacción.

─Jamás podrás llegar al castillo ─se burló mientras gemía de dolor por dos enormes cuernos que brotaban de su cabeza ─jamás lograrás llegar a ningún lado porque eres un cobarde ─ finalizó.

Quizás tenía razón, jamás he llegado a ningún lado por temor al fracaso, por temor a ser rechazado; aun a mis treinta y tres años vivía en casa de mi abuela con un trabajo de medio turno y un futuro incierto, pero no podía dejar que sus palabras me detuviesen o, por el contrario, sería presa de su arrogancia. No puedo permitirle a este desconocido y retorcido ser convertirme en su cena, es por ello que recordando el mensaje de aquella farola y las palabras de la ardilla, cierro los ojos y me echo andar sin prestar atención a las palabras de aquella criatura que seguía amenazándome con desmembrarme en mi andar.

De repente logro escuchar aquella voz de la ardilla, acercarse a lo lejos, aun con los ojos cerrados y tropezando con mil y una roca del camino no paro jamás de caminar, cuando escucho nuevamente a la ardilla ─No te detengas, estás más cerca de lo que puedes imaginar, solo mira la luz que te hace vivir y respirar.

Abro los ojos para ver dónde me encuentro, pero a milímetros de mi nariz el aliento de aquel demonio resopla en mi rostro y trastabillando doy pasos torpes de reversa cayendo sentado al suelo. ─cierra los ojos ─refunfuña la voz de la ardilla.

─Debes continuar el camino, confía en el proceso, aunque te caigas, no abras los ojos ni dejes de creer en que lograrás vuestro objetivo ─sigue diciendo.
─No importa si logras llegar a las puertas del castillo, jamás podrás entrar ─gruñe la bestia justo en el momento que cierro los ojos y me pongo de pie.

Continúo el camino sin abrir los ojos, aunque caigo un par de veces, solo tengo tiempo para levantarme y seguir, aunque parezca que con los minutos pierda el rumbo. Pasaron alrededor de diez minutos cuando escucho el canto del ave de fuego, no es un Fénix ni nada que hayan visto en alguna película, solo su cresta es de fuego vivo y sus ojos parecen los de una guacamaya.

Fuente: Pixabay
Cuando el canto de aquella ave se escucha a centímetros de mí, y una enorme luz parece brillar en el fondo de mi ser, es cuando decido nuevamente abrir los ojos.

Una luz tan brillante como si el sol se posara frente a mí bañaba todo aquel lugar, estaba frente a las puertas del viejo castillo en ruina, aunque realmente estaba en el puente que daba con la entrada de castillo oxidado, parecía que había alcanzado la meta de una maratón; las piernas me dolían y todo el cuerpo me sudaba. Era momento de tocar las puertas del castillo y a la entrada de aquel puente en ruina con puertas de madera me esperaba otro mensaje el cual abordaría con más atención.

"No basta con tocar a la puerta una y otra vez, debes empujar tan fuerte como si tu vida dependiera de ello. Las llaves se encuentran en la entrada del jardín".

The Garden
.

It was about five in the morning when I awoke from a deep and hot sleep, my head sweating like a marathon. It may have been the effect of the fever or the summer heat, but what I am about to tell you may seem like fantasy, but I have experienced it in the flesh.

The green silk under my feet seemed like something out of a fairy tale, a warm breeze from the east caressed my cheek, while the song of a bird never seen before approached in the distance of an old castle. Still mesmerised by this slender creature with huge golden wings and a coppery breast, I heard a hoarse, low voice like the croaking of a giant frog, but to my surprise it was an adorable wild squirrel.

─You are neither the first nor the last to cross this garden ─said the squirrel.
─If I must warn you, before you follow the path ─he continued ─after dusk, horrible creatures you haven't even seen in your worst nightmares will come to torment you and send you back the way you came.

I thought for a moment what could be scarier than a talking squirrel, I mean, surely I'm asleep and this is all the work of my creative subconscious. The bird, which also had a yellow and orange flame-like crest, a flat beak and long legs, continued its flight in my direction, but it seemed to be coming at such a speed that it would take several minutes to reach our rendezvous.

Those brief seconds of attention on the bird were enough for the squirrel to disappear from my sight, it is possible that I may have imagined it. At this point you may be wondering how I got to this peculiar garden, something I certainly can't remember. The last thing I remember is that I had a glass of milk and a catalina, this is a kind of biscuit made of flour and papelón which is a kind of sugar cane panela, this biscuit is typical in our country and my grandmother usually makes a good amount every weekend, she gives us one at night before going to bed; after that I appeared in this strange garden.

Fuente: Pixabay
A few metres from where I was standing was an old wooden and metal wagon that looked as if it had been abandoned for many decades. On one of its sides was a rusty old plaque with the following inscription: "The road is as long or as short as your eyes wish to see".

For a moment I paid no attention, until I turned to the sky and the bird at the start seemed to have been in the same place for several minutes. The air was thicker than usual, I must admit, but otherwise everything seemed normal, and I turned to look at the cart again, thinking about the message it had inscribed without stopping for a second.

The bird was never that far away, I just felt it would be some time before it reached my position.

Fuente: Pixabay
When I looked back down the road, it was dark and the flame-crested bird was perched on an elegant golden lamppost, right in front of me. It subtly tilted its head towards the centre of the ornate lamppost and, as if by magic, beautiful golden flames illuminated the area where the bird and I were standing.

The bird flew away and would soon disappear from my sight. We stood by the splendid lighthouse, and I longed to reach the old castle with its rusty doors. I couldn't stop thinking about what the squirrel had told me at the beginning of the garden, and my legs trembled with dread.

The lighthouse, like the wagon, had a plaque with a message. However, this time, it was inscribed in golden letters with a peculiar glow from its own light. "To see further, close your eyes and rely on your hearing. The light of a lamp only illuminates a small area". The message on the lamp post was absurd and useless. I continued my journey by taking a small lamp from the foot of the post. However, the darkness of the night made me feel like I was in outer space. I couldn't see beyond my feet on the stony road, which seemed endless.

Fuente: Pixabay

A strong breeze knocked the lamp from my hands, leaving me in total darkness.

It took less than two minutes for my eyesight to adjust. As my fear grew, my mouth went dry and a lump formed in my throat. I caught a glimpse of a silhouette with bat wings. Its sharp white teeth shone in the darkness, and it smiled at me, inviting me to take a seat.

The figure pointed to a faint light through the thick fog. The spectre turned around, and with its sharp-nailed fingers, it gestured towards the light. Then it turned back to me and smiled its Machiavellian smirk again.

He mocked me, groaning in pain from two huge horns sprouting from his head, saying, 'You'll never make it to the castle. You'll never make it anywhere because you're a coward.'

Maybe he was right. I have never gotten anywhere due to fear of failure and rejection. Even at thirty-three, I live at my grandmother's house with a part-time job and an uncertain future. But I can't let his words stop me, or I will fall prey to his arrogance. I cannot let this unknown and twisted creature turn me into its dinner. I remember the message of the street lamp and the words of the squirrel. I close my eyes and start walking, ignoring the creature's threats to dismember me.

As I walk, I hear the squirrel's voice in the distance. Even with my eyes closed and stumbling over rocks, I keep going. The squirrel encourages me, saying I'm closer than I think and to focus on the light that gives me life. I stumble backwards and fall to the ground.

Suddenly, I open my eyes and the demon's breath is inches from my face. The squirrel tells me to close my eyes.

Continue on your way and trust the process. Even if you fall, keep believing that you will achieve your goal. Stay focused and you will find your way.
The beast growls that you will never get into the castle gates, but don't let that discourage you.

Keep going, even if you stumble a few times. After approximately ten minutes, I heard the song of the firebird. This bird is not like a Phoenix or any other bird you may have seen in a movie. Its crest is bright with fire, and its eyes resemble those of a macaw.

Fuente: Pixabay
I open my eyes when I hear the bird's song and feel a bright light within me. My legs ache, and my body is sweating.

The whole area is bathed in a bright light, as if the sun is in front of me. I am standing on the bridge that leads to the entrance of the old ruined castle, feeling as if I have reached the finish line of a marathon. The message advised me to push the doors with all my might, as if my life depended on it, rather than simply knocking repeatedly.

"Approaching the castle gates, I noticed a message waiting for me at the entrance of the ruined bridge. The keys to the garden were located at the entrance".

ESPAÑOL

Gracias por llegar al final de esta breve historia, esta forma parte de una serie de enseñanzas que me ha dejado la vida y quiero compartir con vosotros de forma metafórica. El castillo Oxidado es una historia que se desarrollará en etapas, el jardín representa esas dificultades por las que siempre pasamos para poder lograr nuestros objetivos. Si te ha gustado lo que has leído o no, te invito a dejarme un comentario que gustosamente responderé en tiempo oportuno, una vez más estoy agradecido por vuestra lectura.

“...El subconciente puede llegar a ser nuestro peor enemigo si dejamos que nuestras inseguridades nos guíen, la constancia es más poderosa que el talento.”

ENGLISH

Thank you for reading this short story. It is part of a series of lessons that life has taught me, which I want to share with you in a metaphorical way. The Rusty Castle is a story that will develop in stages. The garden represents the difficulties we all face when trying to achieve our goals. If you enjoyed reading this story, or if you have any comments, please let me know. I will respond as soon as possible. Thank you for reading.

"Our insecurities can guide our subconscious to become our worst enemy. Consistency is more powerful than talent."


✅Los separadores usados y muchos otros están disponible haciendo clic [aquí](Azul Png vectors by Lovepik.com) y su uso es de libre distribución, hay muchos que son realmente geniales, se los recomiendo.


✅The used separators and many others are available by clicking [here](Azul Png vectors by Lovepik.com)



Banner made in Canva ||| Banner realizado en Canva


Sort:  

Muy interesante y grata esta primera entrega de tu historia, @cesarsj5, de carácter fantástico bien logrado. Saludos.
PD: Por cierto, hacía mucho tiempo que no veía u post tuyo.

Saludos estimado José, aprecio enormemente vuestro comentario teniendo en cuenta lo conocedor que eres del área.

Agradecido por tomarte el tiempo de leerme, pues ya son algunos meses incluso un par de años diría que me he encontrado en un limbo creativo. La rutina y la vida tan deprisa me hicieron olvidar muchas cosas que siempre he considerado importantes, ahora todo está más claro y cuál mensaje comparto; espero la constancia sea mi fuerte de ahora en adelante, al menos así me lo he propuesto.

Gracias por tus palabras y espero ponerme al día con la vida en Hive, este es un espacio estupendo para escribir y hacer música, mucha gente bonita con quién compartir al menos desde el ordenador o el teléfono celular. Saludos

Literatos-estatico.jpg

Esta publicación ha recibido el voto de Literatos, la comunidad de literatura en español en Hive y ha sido compartido en el blog de nuestra cuenta.

¿Quieres contribuir a engrandecer este proyecto? ¡Haz clic aquí y entérate cómo!

Gracias por el apoyo, lo valoro en demasía.

Demasiado bueno. Lograste crear y mantener un clima de suspenso durante toda la narración que uno termina de leer tenso. Me gustó mucho. Gracias por compartir. Éxito.

Es un verdadero placer poder escribir, muchas gracias por leer hasta el final. El siguiente jueves espero poder continuar con la historia, esta está dividada en varios capítulos para no hacerlo tan largo y tedioso. Saludos compañero