Ellas detenían la lluvia (Relato corto)

in Literatos2 months ago


image.png

Fuente

Ellas detenían la lluvia

Fue fácil para mí nacer y crecer en aquella casa habitada por mujeres. Cada una, como si de una colmena se tratara, hacía su trabajo de manera silenciosa y constante. Con sus cuidados amorosos y protectores me vieron crecer y reclinarme en sus pechos mientras por mis cabellos agitaban sus dedos.

X:0:X

Abuela había conocido a un hombre que luego de dejarle tres hijas, la abandonó. A pesar de las advertencias, mi madre también se enamoró. De esa relación le quedó un profundo dolor y yo. Mis tías, sin querer pasar por la misma situación, se refugiaron en casa y se dedicaron a entregarme a mí todo el amor.

X:0:X

Bajo sus miradas atentas y maternas, crecí. Con cuidado veían y aprobaron cada paso que di. Con mucha atención, yo observaba cómo hacían, cada día, magia para mí. Desde cantar canciones que me hacían dormir, hacer brebajes con matas del jardín, hasta hacer animalitos con la nubes para verme sonreír.

X:0:X

Pero el más grande acto de magia que yo viví fue verlas detener la lluvia para no verme sufrir. Como aquella vez que iba a una fiesta y la lluvia no tenía fin. Abuela y tías tomaron cucharas y tenedores y los llevaron al jardín. Allí los pusieron en cruz y en un cerrar y abrir, la lluvia amainó y yo pude salir. Desde ese día comprendí, que aquellas mujeres harían magia, si fuera preciso, para que yo tuviera un claro porvenir.

HASTA UNA NUEVA OPORTUNIDAD, AMIGOS

Sort:  

Muchas veces vi a mis tías hacer lo mismo con las cucharas y el tenedor; aún conozco gente que cree que la lluvia se detiene con magia; quiera Dios que nunca se acaben.

Jajajaja. Sí, no sé cómo lo hacen, pero funciona. Gracias por tu lectura y comentario, @jesuspsoto.

Aparte de que en mi caso fueron las tradicionales figuras de mi padre y de mi madre las que sacrificaron su juventud haciendo magia (matándose a trabajar) para que yo tuviera un claro porvenir, no niego que me has dejado bastante pensativo, pues como amante de las tradiciones y de la cantidad de caminos recorridos (seguramente sobre la mar, como decía Machado), pues mira tú que siempre había oído lo contrario: que por lo general, se hacían innumerables ritos para atraer el agua, no para que dejara de llover, excepto en ciertos lugares de Asturias donde, cuando se acercaba el Nuberu (ser mitológico y genio de la tormenta, que tenía muy mala leche y siempre descargaba destrozando los sembrados) era el cura el que le lanzaba un zapato (tal cual) para que se alejara. Por lo demás, incluso he conocido santuarios de la Virgen de la Cueva, a la que se dedica una canción antiquísima que creo que todos conocemos: que llueva, que llueva, la Virgen de la Cueva....En fin, mi querida amiga, me encanta estar aprendiendo constantemente. Y claro que sí, la magia existe, sobre todo cuando hay amor detrás de ella. Abrazos

Pues mira tú, yo encantada de transmitirte estos ritos. Aquí hay otros, incluso algunos lo deben hacer doncellas o señoritas para alejar la lluvia. Ese del zapatazo del cura no lo había escuchado antes y me hizo reír mucho. También se aprende mucho contigo, buen amigo. Abrazos para ti!

Loading...

Literatos-estatico.jpg

Esta publicación ha recibido el voto de Literatos, la comunidad de literatura en español en Hive y ha sido compartido en el blog de nuestra cuenta.

¿Quieres contribuir a engrandecer este proyecto? ¡Haz clic aquí y entérate cómo!

Feliz y honrada siempre de recibir vuestro apoyo, amigos! Gracias

Lindo relato, @nacybriti. La comunidad de las mujeres es quizás la mejor posible (no existe mucho la de los hombres, menos mal). Debe ser una suerte especial nacer en una comunidad de mujeres (hermanas, tías, etc.); como varón, en mi familia algo me tocó. Ese ritual que la narradora cuenta forma parte de mis recuerdos de infancia; nunca averigüé cuál podría ser su origen antropológico y su simbolización (¿cruz y cuchillos como final y corte?), pero siempre me cautivó ese gesto de mi abuela, mi madre y alguna hermana mayor. Un abrazo.

Por aquí pasó El Comentador
: @josemalavem

Más allá de la evidente superstición, hay algo de fe y amor en cada uno de estos ritos. Me imagino que parte de esa cultura mágica y ancestral de las brujas, la poseemos, gracias a Dios, todas las mujeres. En ese sentido, somo, cada una, una bruja en potencia. jajaja. Brebajes, oraciones son transmitidos de generación en generación para cuidar de los seres queridos. Abrazos

Muy lindo, me recordó todas las personas que cuidaron de mi en mi niñez.

Esa es la intención. Gracias por comentar.