¿Ser casto en un mundo hipersexualizado?

in Humanitas9 months ago

flower-gd01b44db1_1280.jpg

Imagen de Petra en Pixabay

Vivimos en una sociedad donde hablar de castidad y pureza suena a algo de antaño, relegando el valor de la dignidad humana a un segundo plano. Con frecuencia, presenciamos como grupos radicales llaman "libertad" a la posibilidad de poner fin a una vida, ya sea en el vientre materno o a través de la eutanasia, minimizando y olvidando la dignidad humana.

Todos los seres humanos, sin distinción, poseen dignidad desde el principio hasta el final de sus vidas, ya que somos creados a imagen y semejanza de Dios. Como seguramente has escuchado muchas veces, "todos tenemos una misión en la vida", y eso es precisamente por lo que estamos aquí.

Estos últimos dos meses he estado participando en un curso provida donde he profundizado en la teología del cuerpo, la dignidad humana y otros temas. Estoy terminando el primer módulo y esta semana tendré mi primera evaluación. Es por eso que decidí escribir este post para dar a conocer este tema del cual quizás has escuchado poco o tienes una idea diferente, tal como la tenía yo al principio.

Sin embargo, estos temas no son algo nuevo para mí, ya que en el año 2014 comencé a interesarme por el tema de la castidad, del cual quiero profundizar el día de hoy, y que está relacionado con la teología del cuerpo y la dignidad humana. Creo que es oportuno compartir algunas ideas al respecto, porque este término suele ser objeto de ataques o malentendidos al confundirse con la "falta de libertad" o la "represión".

Según el Catecismo de la Iglesia Católica, la castidad es:

"La integración lograda de la sexualidad en la persona, y por ello en la unidad interior del hombre en su ser corporal y espiritual. La sexualidad, en la que se expresa la pertenencia del hombre al mundo corporal y biológico, se hace personal y verdaderamente humana cuando está integrada en la relación de persona a persona, en el don mutuo total y temporalmente ilimitado del hombre y de la mujer" (Nº2337).

maria-oswalt-b9AEmlWZpCs-unsplash.jpg

Photo by Maria Oswalt on Unsplash

La castidad está directamente relacionada con la dignidad humana, ya que promueve el respeto, la autodisciplina y el amor verdadero hacia uno mismo y hacia los demás. Al practicarla, reconocemos la importancia de valorar la dignidad del otro y de no utilizarlo como un mero objeto de satisfacción sexual. También respetamos nuestra propia dignidad al no reducir la sexualidad a la búsqueda de placer, sino considerarla como un don sagrado que debe ser vivido en el contexto adecuado.

En un mundo que promueve la búsqueda constante del placer, puede parecer una idea anticuada y difícil de alcanzar. Sin embargo, son muchos los beneficios que puede aportar a nuestras vidas: cultivar el respeto por nosotros mismos y por los demás, establecer relaciones basadas en el amor, la confianza y el compromiso.

Además, la castidad nos brinda la oportunidad de fortalecer nuestra autodisciplina y desarrollar una mayor libertad interior, controlando nuestros impulsos y liberándonos de la esclavitud de los deseos más inmediatos. La castidad no implica negar o reprimir nuestra sexualidad, sino más bien otorgarle un sentido más profundo y trascendente.

De hecho, ¿sabías que no solo es posible ser casto en la soltería? Desde nuestro estado de vida todos estamos llamados a ser castos, cuidando nuestra mente y nuestro cuerpo, viviendo una vida de oración, formándonos en la virtud, entre otras. En el caso de los esposos, además, incluye la donación total hacia la pareja, la fidelidad y el respeto como un acto de amor.

girl-ge25e121d0_1280.jpg

Imagen de James Chan en Pixabay

Copia de Audiciones (1).gif

Separator and banner: Designed by @ambarvegas on Canva | Icons: Icons8 | Translator: DeepL

Sort:  

Es curioso como el mundo hoy en día está bastante hipersexualizado, lo vemos en la televisión, en películas, internet, etc. Sin embargo, paradójicamente, el mundo hoy en día, al menos en occidente, parece ser más casto que décadas atrás. Puedes encontrar en internet estadísticas y estudios que afirman que los jóvenes actualmente tienen menos relaciones y tienden a retrasar más la vida sexual que antes. Claro, obviamente son muchos los factores que causan esto, pero es curioso que lo menciones desde el punto de vista religioso como una manera de cultivar el respeto y amor propio en cuerpo y mente, ya que el mundo moderno parece enfocarse más en el individuo, en "uno mismo", y hace falta más consciencia en nuestro poder desde el punto de vista espiritual y mental más allá de lo físico. Hoy en día la salud mental es un tema importante también.

Gracias por compartir en #Humanitas @ambarvegas ¡Saludos!

Hola @ambarvegas

Es muy interesante el tema que nos compartes, realmente es difícil vivir en castidad cuando constantemente te están bombardeando de hipersexualidad. Estamos viviendo un momento donde a lo bueno se le dice malo y a lo malo se le dice bueno.

Saludos, muy interesante tu post hacía bastante que no leía sobre la castidad.