Adioses y bienvenidas

in #spanish8 months ago (edited)

Alain Delon dice adiós. Impresiona, toda una leyenda del cine de aura hermosa, viril y seductora todavía viva en sus películas, ha pedido la eutanasia en Suiza para terminar rodeado de un puñado de amigos y de su hijo con su decrepitud y enfermedad…
Han pasado muchas cosas, muchas, esta semana de titulares irrefrenables, pero esta noticia, esta noticia…

image.png
Alain Delon hoy y ayer

Las colas de conductores que se formaban esta semana en España para repostar con esa subvención estatal de 20 céntimos por litro, subvención que han de adelantar por ahora los propios gasolineros ("cosas veredes, Sancho"), quizá escuchaban por la radio noticias como la de sus propias colas esperando para repostar con el descuento, o seguían las ultimas explosiones en ciudades de Ucrania que no habían escuchado nunca mencionar pero que muchos ya no olvidaremos jamás, u oían los últimos comentarios sobre la bofetada de un afrentado Will Smith a su antiguo amigo, el también actor y cómico Chris Rock, en plena ceremonia de los Oscar. Un Will Smith violento que no conocíamos y, a propósito, vestido de negro…


Will Smith, man in black

Esos conductores que, en realidad, somos un poco todos ante el volante de lo cotidiano vayamos en autobús o en nuestro coche, ya sabían que la inflación arañaba en parte de Europa y, sobre todo, en España, los dos dígitos del número 10 en un ambiente aún de pandemia, de precio de la luz desbocado y del gas aún más con la criminal invasión de Ucrania del pretendido nuevo emperador de las rusias como causa cero. El preocupante cero a la derecha de ese diez casi de inflación que está haciendo que nuestro dinero valga mucho menos y los precios suban mucho más.

image.png
War: blood and poverty

Con todo, la alegría de la política aliñada con su marketing y su ilusión prefabricada hacía vibrar este fin de semana, con el inicio del mes de abril, los salones del FIBES, el palacio de congresos de Sevilla, y las portadas de los telediarios de toda España. Se vote lo que se vote, y por lo que nos toca a los del sur de rebote, ha salido reforzada la palabra Andalucía que se repetía una y otra vez en informativos y crónicas periodísticas sobre el congreso extraordinario del PP. Y no sólo por el hecho de que haya sido en Sevilla, una vez más, como ya ocurrió hace 32 años cuando Manuel Fraga cedió el testigo a José María Aznar y aquel viejo partido de la derecha española "Alianza Popular" se convertía finalmente en el PP (buscando sumar el centro político que había dejado huérfano y sin siglas la UCD y el intento postrero del expresidente Adolfo Suárez de volverlo a intentar con el minoritario y breve CDS). La palabra "Andalucía" se repetía una y otra vez porque la baronía andaluza salía orgánicamente reforzada del cónclave de los populares y porque un malagueño, Elías Bendodo, era designado para que se sentara a la derecha del padre Feijóo (investido por aclamación nuevo presidente del partido), o a la izquierda, tanto da, en las alturas de la cabina de mando del PP a nivel nacional.

image.png
Feijóo, Juanma Moreno, Bendodo... el XXº Congreso PP en Sevilla

El ex presidente Mariano Rajoy, despojado de la bola en el pie que arrastran los políticos en activo de cualquier sigla a la hora de expresarse libremente, se divirtió y divirtió en una intervención que dijo irónicamente "breve" y que duró tres cuartos de hora. El otro ex presidente popular, José María Aznar, que había dado positivo en Covid, habló de huir de radicalismos por videoconferencia y, al fin, le tocó el turno al "dimitido" Pablo Casado. Y mientras hablaba, definitivamente divorciado de todo poder en el PP, la realización del evento no ofreció planos de escucha de su devenida némesis, la presidenta de la comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, algo que esperaban no sólo las firmas más canallas y la prensa más amarilla que rosa del corazón. Pero el corazón sí estuvo presente cuando Casado señaló a su mujer, Isabel, con la voz entrecortada, y a sus dos hijos, a los que pidió perdón por el tiempo robado mientras ha estado en política. Consuela que la verdad siempre asome, aunque sea un poco, incluso en los mítines de los partidos políticos. Al final, el ambiente era tan alegre como el que ronda por Sevilla sabiendo que este año sí habrá de nuevo Feria de abril. De hecho, si tras hablar Casado las hubieran puesto por megafonía, todos los asistentes habrían terminado bailando por sevillanas, aunque quizá no con éstas...


Sevillanas del adiós. Raya Real

(c) Domi del Postigo / www.domidelpostigo.es