Ennio

in #spanish7 months ago (edited)

Dejando a un lado la campaña política andaluza, la guerra sangrienta e injusta en Ucrania, los horrores cotidianos que nos sobresaltan en los telediarios, el encarecimiento de la cesta de la compra o la gasolina (casi a 2 euros el litro pese a la reducción de los 20 céntimos por barba del gobierno español o quizá por eso), los resultados del Festival de Eurovisión; y sabiendo que en Cádiz andan con concurso de Carnaval casi en verano, tras el parón de la pandemia; que se ha acabado la Feria del Caballo en Jerez, que suben los contagios por coronavirus pero los hospitales siguen aguantando gracias a las vacunas y la mayor levedad de los síntomas de la variante Ómicron, mientras la gripalización decidida de la Covid marcha al galope,... dejando a un lado todo eso y más, se ha estrenado una película documental llena de cine, emociones y músicas con un anciano ya desaparecido de protagonista como mejor amigo del ser humano que valora sentir y emocionarse: "Ennio"


"Ennio". Trailer

Sobre por qué la actualidad tiene que ser siempre intencionada trinchera política o suceso terrible podríamos hablar quienes ya pasamos la cincuentena medianamente informados y, sin habernos quemado en el camino, aún optamos por seguir viviendo sin abrir la puerta al cinismo, con ilusión y cerebro, todo lo que nos queda (y con más decisión si cabe si tienes hijos pequeños como yo).
La actualidad es también un estreno en los cines que todavía resisten. Del estreno que te escribo ahora, en una mañana de sol y alegría, como antídoto a lo que no tiene remedio y nos llena de sombra, es de "Ennio", la biografía cariñosa que le ha dedicado al gran compositor italiano Ennio Morricone el cineasta Giuseppe Tornatore, el director de aquella "Cinema Paradiso" que no sería la película que fue sin la banda sonora de Ennio Morricone, como no lo sería "La muerte tenía un precio" (la silbo desde chico), ni lo sería "Érase una vez América" ni otras de Sergio Leone, ni, por ejemplo, lo sería "La Misión" ni…
La emoción, la risa, las lágrimas fecundas, el asombro ilusionado y compartido, la enorme pantalla encendida en la oscuridad, contra el miedo, contra el desencanto, contra la decadencia, el cortoplacismo y la ansiedad; la música y el cine, contra todo eso y más, se ha estrenado ENNIO. Morricone, entre otras cosas, dice en su película que él mismo está hecho de música, de toda la que ha estudiado y la que ha creado para el cine. Su inmensa obra es la prueba.