Por la ruta del Yare

in #travellast year (edited)

ENTRANDO EN LOS CASERIOS

vlcsnap2020112307h09m18s758.png

Me encuentro en los caseríos en el sur de Upata- viniendo desde Ciudad Guayana, la ciudad más poblada del estado Bolívar- fue de una manera casual.

Un día, mi amiga Katiusca quién es docente, me hizo una invitación para que realizara un taller de construcción y manejo de títeres en la escuela que dirige; insistió que le ayudase con sus estudiantes. “Profe.” -Me abordó- “necesito que usted me eche una mano, y realice un taller de títeres para mis alumnos de la escuela " Jesús Soto"; yo le agencio el transporte y la comida.

Le pregunté donde quedaba la escuela y me contesto: “En los Arrendajos, Profe.” Traté de buscar en mi memoria alguna referencia al sitio, pero no acerté, y así se lo hice saber. “era mi amiga, entramos primero en Altagracia, sigue Mundo Nuevo, después San Martin, Buen Retiro y luego llegamos a los Arrendajos”.

“Suena como que se tarda un poquito en llegar” respondí irónicamente. Riéndose aclaró “es un poco lejos profe. Cierto, pero le va encantar el paisaje; una parte la rodean árboles gigantes, bosques de jua jua, Apamates,Ceibas... Ya verá, es muy hermoso, a pesar del impacto de la deforestación y la quema.

vlcsnap2020112613h33m14s954.png

En resumidas cuentas, quedamos que mi primera visita sería dentro de una semana; es decir el martes 05 de febrero, antes de carnaval.

Ese día yo estaba en el sitio acordado para juntarnos y tomar el vehículo para llegar al caserío. Serían las seis de mañana y el sol apenas estaba asomándose; sin embargo, había un grupo numeroso de personas esperando para ser transportadas a sus respectivos destinos.

En eso llegó mi amiga Katiusca, traía en la mano un pequeño vaso con café, “toma mi profe. Aún está caliente”. Agradeciendo, comencé a beber el reconfortante tónico de cafeína.

ENCIMA DE UN CAMIÓN DE GANADO

Pasaron tal vez unos cuarenta minutos cuando se paró frente a nosotros un enorme camión con barandas; de esas donde se llevan el ganado al matadero.

“véngase mi profe. Este es el transporte”. En mi vida nunca había montado a semejante artefacto. Siempre los veía pasar pero nunca subí a uno ellos, ni siquiera cuando vivía cerca del matadero.

Ella se encaramó primero, me dio la mano, pero ya yo había escalado por la pequeña escalera que después me enteré que llaman estribo. Así, en la plataforma del camión; dentro de una gran jaula de hierro, tal cual vacas o toros, hicimos el recorrido hacia los Arrendajos.

HACIA LA RUTA DEL YARE

vlcsnap2020112306h49m16s800.png

Por la carretera nacional, llegamos al cruce de Altagracia, y después de unos minutos pasamos por el frente del ánima de Agustín de Parasco, presencia espiritual muy seguido por los Upatenses, pero de quien hablaré en otra oportunidad. Luego arribamos a la “Horqueta” -así llaman una especie de “Y” que bifurca la carretera”, y tomamos rumbo por la vía de “Mundo Nuevo”.

Mi amiga no me mintió, el paisaje era realmente hermoso, ceibas voluminosas, altas y húmedas, diferentes arbustos florales, jua juas, palmas de diferentes tipos y apamates; entre ellos unos verdaderamente extraños y muy llamativos: Sus flores no eran rosadas sino casi blancas, eran apamates de flores blancas Por primera vez los veía, y así hice saber a mi amiga.

“eso no es nada, cuando estemos en el cruce de San Martín verá unas enormes “Yaguas”, pero no nos adelantemos que llegamos a Mundo Nuevo.

vlcsnap2020112613h32m38s569.png

LA FERIA DE LA CACHAPA

El camión hizo una breve parada frente a una inmensa cacha múltiple.

Dos hombres y una mujer joven subieron con nosotros, uno del hombre era un anciano, saludaron y katiusca me presentó al viejo “profe. Este es Don Ramón”. Nos dimos el saludo agarrado fuertemente a la baranda del camión. Entre bandazo y bandazo le pregunté: ¿cuántos años de fundada tenia Mundo Nuevo? Y el responde: “mi abuelo Pedro, papá de mi mamá, me contó que cuando su familia llegó aquí, solo estaba las casita de Miguelacho y el fundito del Catire Melgar; Gómez apenas comenzaba a gobernar en este país”. Deben ser unos cien años tal vez.”

Burra.png

El camión avanzaba y en el trayecto una bandada de loros atravesaba el cielo, llenando el espacio de la algarabía propia de estas aves. “esos son los primeros que disfrutan del maíz” dijo el viejo, en Mundo Nuevo realizamos las ferias de la Cachapa desde hace unos cincuenta años, cuando se le ocurrió al locutor Miguel Bellorin proponernos una fiesta de cachapas para atraer a la gente”. Mi amiga intervino: “las cachapas más sabrosas las he comido en esas ferias profe.”

De pronto llegamos a un cruce, se bajaron todos los pasajeros menos la profesora y yo. Un joven se acercó al camión y bajaron tres sacos de yuca amarga. Le pregunté al muchacho como se llamaba este lugar “Este es el cruce de San Martín señor, hacia allá está San Martín-señalando una subida a la izquierda- y más lejos queda El “Yagual”. Arrancó el vehículo y continuamos Katiusca y yo sobre el camión hacia Los Arrendajos.

El CARATAL Y LAS RALLANDERIAS

En la ruta fuimos gratificados con las sombras de ceibas enormes, muchos mamones; los cuales parecían samanes y un gran bosque de jua juas. Luego arribamos a otro cruce, donde estaba una pequeña pero acogedora escuela; tenía un atractivo caney o churuata, y reconfortado le dije a mi amiga “por fin llegamos, estamos en tu escuela”,“no amigo mio, estamos en Buen Retiro; ésta es la escuela Carlos soublette, la dirige la profesora Adriana”. Diciendo esto, apareció la maestra nombrada; una joven y hermosa maestra, quién saludo a gritos ”¡Hola!,profe Katiusca” cuéntame, ¿Mandaron algo contigo? katiusca le devolvió el grito indicándole que no, y nuestro transporte retomó energías alejándonos de Buen Retiro.

A los lados varias casas con casaberas o Rallanderías como las llaman ellos “casi todos en estos lugares tienen una Rallandería; en estos momentos les va bien, venden todo lo que producen” me comentó la maestra.

vlcsnap2020112613h35m03s224.png

Tenia razón de lado a lado de la carretea interrumpidas por pequeños hatos y sembrados de yuca amarga, se veían las casas con los budares humeantes, las tortas de casabe extendidas para secar y unos que otros jóvenes cortando leña para los fogones.

Noté que el techo de las casa era de paja o algo parecido “son de Caratas profe, Una palma que aquí abunda; cortan las pencas, las secan y después techan, son frescas y rinden” fue el comentario de katiusca.

vlcsnap2020112613h34m33s743.png

LA VACA ES UNA SUBIDA

vlcsnap2020112306h44m54s835.png

distraído con el paisaje, no me di cuenta que el camión se inclinaba y estuve a punto de caer de él, si mi amiga no me alerta ”agárrate que estamos subiendo la vaca”. así llaman a este cerro antes de llegar a nuestro destino. “¡allí!, ¡allí! está Los Arrendajos!” Insistió la maestra mire”; al igual que el caserío de Buen Retiro, habían casas con Rallanderías a cada lado del camino, así como siembras de yuca y maíz.

Pronto llegamos a la escuela. Bajamos dándoles las gracias al chófer del camión. Nos esperaban las colegas de mi amiga y un nutrido grupo de estudiantes; los había desde inicial hasta alumnos de sexto grado, todos a una sola voz saludaba a la maestra y al nuevo visitante; a mí.

vlcsnap2020112307h03m15s107.png

La escuela era mas grande que la de Buen Retiro, y ciertamente el caserío también lo era.

La directora propuso una rueda para presentarme a los niños y a sus colegas, luego de la ronda de presentaciones, inicié un juego de interacción con los presentes para luego explicarles el motivo de mi visita.

Una vez definida la situación, se sumaron los niños y niñas interesados en la construcción y manejo de títeres. Así que inicié el taller de construcción de títeres con ellos.

vlcsnap2020112613h33m42s552.png

El compartir con los niños fue tan ameno que pasaron dos horas casi sin darme cuenta; por lo que me disponía a culminar esta primera jornada cuando una de las niñas; delgada y trigueña, que no tendría más de seis años, me preguntó: profe, ¿Sabe usted un cuento?

Yo creí que pedirían un títere, o les interesaría alguna cosa referida a mi persona; sin embargo un titiritero debe estar preparado para situaciones parecidas, así que tomando aire, les invité a reunirse a mi alrededor y pregunté que tipo de cuentos querían: chistosos, largos, de animales o de misterio. Casi todos los niños a gritos dijeron: !de misterio, profe! !de misterio! Miré a la maestra que habían designado para colaborar con la coordinación del taller; tomé aire nuevamente y comencé el primer cuento...

Sort:  

Que bonito ha sido leerte en esta experiencia, fue un buen viaje y hasta hubo un momento para un cuento de misterio.

Me complace en alto grado su apreciación. Es estimulante recibir incentivos para continuar; por ello muy pronto estaré entregando la continuación de ** LA RUTA DEL YARE".**

Congratulations @camborio! You have completed the following achievement on the Hive blockchain and have been rewarded with new badge(s) :

You received more than 50 upvotes. Your next target is to reach 100 upvotes.

You can view your badges on your board and compare yourself to others in the Ranking
If you no longer want to receive notifications, reply to this comment with the word STOP

Do not miss the last post from @hivebuzz:

HiveFest⁵ badges available in the HiveBuzz shop
The new HiveFest⁵ Attendee badge is waiting for you